Público
Público

"Los presupuestos son la cámara de gas para los dependientes"

El portavoz de la Coordinadora Estatal de Plataformas en Defensa de la Ley de Dependencia denuncia el recorte de 1.029 millones de euros en 2014 para esta partida.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En España hay más de 200.000 dependientes esperando cobrar una prestación económica que, formalmente, ya les ha sido asignada. El número de personas con ayudas sigue disminuyendo y aun así, el Gobierno no aumenta la dotación presupuestaria a la ley que regula estas prestaciones. Ni siquiera después de dejar de pagar la cotización a la seguridad social de los cuidadores no profesionales. José Luis Gómez-Ocaña es padre de dos hijos grandes dependientes y portavoz de la Coordinadora Estatal de plataformas en defensa de la Ley de Dependencia. Cree que el Ejecutivo del PP sigue en su empeño de desmantelar una ley que arropa a las personas 'más débiles y vulnerables de la sociedad' y denuncia que el Gobierno pretende pasar a manos privadas la atención a los dependientes, un 'derecho subjetivo', afirma, que el Estado debe garantizar. 

La parte que el Estado debe pagar por los dependientes en 2014 asciende a 1.087.179.320 euros, que es prácticamente lo mismo que en 2013. El presupuesto se congela, pero ustedes hablan de recorte. ¿Por qué?

Es que esos datos son mentira. Al Gobierno se le olvida que el año pasado, cuando metió el hachazo al decreto de julio de 2012 y retiró la cotización de la seguridad social a los cuidadores familiares, una de las excusas que puso fue que los 1.034 millones de euros destinados a esta partida se podrían haber invertido en potenciar la ley. Eso lo aceptamos. Lo que no entendemos es que si esos millones no se van a utilizar para pagar las cotizaciones, ¿por qué no los aplican ahora a los presupuestos y empiezan a desatascar los más 200.000 expedientes que hay valorados, con grados, y con prestaciones concedidas pero que aún no han recibido ninguna ayuda.

Teniendo en cuenta que esos 1.034 millones no han sido invertidos en otro tipo de prestación o servicio, ¿en cuánto se reduce entonces el presupuesto para la Dependencia?

El tijeretazo total alcanza los 1.029 millones de euros, lo que supone una bajada del 47%.

¿Qué consecuencias tendrá este nuevo recorte?

Supone el descabello de la ley de dependencia. Es una escabechina. El último presupuesto es el camino a la cámara de gas. Con esto, el Gobierno termina de cargarse la ley. Si el Gobierno mantiene lo que gastó el año pasado en dependencia cuando hay 200.000 personas esperando su prestación, es evidente que no aceptará ninguna solicitud más ni podrá hacer nuevas valoraciones ni incorporar nuevos servicios. Muchas comunidades están revisando expedientes antiguos y retirando la prestación económica a algunos dependientes.

¿Por qué motivo y con qué argumento?

En julio de 2012 el Gobierno hizo incompatible cobrar una prestación por dependencia con recibir una ayuda a domicilio. Eso es lo que están revisando. Retiran la prestación económica y ofertan una ayuda a domicilio. El problema es que a grandes dependientes a quienes quitan la prestación se les están ofreciendo sólo 26 horas al mes de ayuda a domicilio. Estadísticamente, esto cuenta como un servicio prestado, pero la realidad es que a esta persona le han retirado el servicio que tenía de la ley de dependencia.

Además, lo que también se esconde es que puede que el dependiente tenga que pagar parte de esa ayuda a domicilio por culpa del famoso copago. En función de la capacidad económica que tengas, tienes que pagar una parte porque para que sea gratuita tienes que estar prácticamente en la indigencia. El truco también está ahí. No sólo te dejo de pagar, sino que empiezo a recibir. Y sigo teniendo estadísticamente un número que dice que a este señor le estoy dando una prestación, un servicio. El problema es que lo camuflan diciendo que es un servicio profesional, que es lo que el dependiente, según ellos, necesita.

¿Y no es así?

Lo que el Gobierno no entiende, quizás porque va en el ADN del PP, es que en la mayoría de los casos, el grande dependiente quiere que lo cuide su familia y en su entorno. Lo que no quiere es que alguien ajeno a él venga a cuidarle o le saquen de su entorno. Yo tengo dos hijos grandes dependientes, de 17 y 10 años, y a mí me pueden ofrecer la residencia más maravillosa del mundo, me pueden ofrecer 24 horas al día de ayuda a domicilio y diré que no. Porque a mis hijos les cuido yo y porque a mis hijos quieren que los cuide mi mujer y yo. Y eso no lo entienden. Dicen que la ayuda familiar tenía que ser excepcional y se ha convertido en habitual, pero se olvidan de que el espíritu de la ley era mantener el entorno afectivo y emocional del dependiente.

Al tratarse de una ley del PSOE, ¿cree que detrás del recorte en Dependencia hay Motivo ideológico para tanto recorte?

Sí, es un problema de fondo. El Gobierno entiende que el Estado no tiene que asumir los costes de un gran dependiente, lo está demostrando con el copago en la medicación hospitalaria. Hay un trasfondo importante, que es el negocio. Ahora mismo no lo hay en el ladrillo, pero sí en el sector de la dependencia. Se calcula que en 2040 habrá 20 millones de personas dependientes. De hecho, ya hay seguros de atención a la dependencia. El Gobierno está intentando pasar a manos privadas una obligación que tiene el Estado, porque también se le olvida que la ley es un derecho subjetivo, como las pensiones. No se trata de una ayuda caprichosa que el Estado puede dar y quitar, como por ejemplo las ayudas a las familias numerosas.