Público
Público

El PRI vuelve al poder en México de la mano de Peña Nieto

El nuevo presidente recibió el traspaso de poderes de Felipe Calderón este sábado. La izquierda seguirá protestando al no reconocer su vitoria en las elecciones de julio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Enrique Peña Nieto asumió este sábado la Presidencia de México en el Palacio Nacional, sede del poder Ejecutivo, de forma previa a la ceremonia solemne de toma de posesión que se efectuará ante el Congreso. En el traspaso de poder, poco después de la medianoche del viernes al sábado, el mandatario saliente, Felipe Calderón, entregó la bandera de México a Peña, del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y ganador de las elecciones del 1 de julio pasado, para simbolizar el relevo en la Presidencia.

La ceremonia comenzó justo en el primer minuto de este sábado, cuando Calderón y Peña Nieto bajaron por una escaleras hasta un patio del Palacio Nacional, y terminó, seis minutos después, con el himno nacional. En el patio estaban también los integrantes del Gobierno entrante y del saliente, que fueron saludados por Calderón y Peña Nieto.

Inmediatamente después del cambio de mando presidencial se efectuó el juramento de los miembros del nuevo gabinete de seguridad, integrado por Miguel Ángel Osorio Chong al frente de la Secretaría de Gobernación (Interior), Salvador Cienfuegos Zepeda como titular de la cartera de Defensa Nacional y Vidal Francisco Soberón Sanz como secretario de Marina.

A esos tres ministros se les unirá Luis Videgaray como secretario de Hacienda, que se hará cargo de impulsar en el Congreso -donde el PRI no tiene mayoría- la profunda reforma fiscal que ha prometido Peña para 'modernizar' el país.

Osorio, exgobernador del estado de Hidalgo, podría concentrar la negociación política con la oposición y la seguridad al absorber a la Secretaría de Seguridad Pública, de la cual depende la Policía Federal.

La concentración del poder en la secretaría de Gobernación dependerá de que el Congreso apruebe una reforma a la ley de la administración pública solicitada por Peña, quien llega a la presidencia en medio de una extendida violencia ligada con el narcotráfico que se ha cobrado la vida de más de 60.000 personas en los últimos seis años.

El nuevo mandatario también nombró al exdiputado federal Ildefonso Guajardo como su secretario de Economía y al expresidente del PRI Pedro Joaquín Coldwell como secretario de Energía.

Al frente de la petrolera estatal Pemex designó a Emilio Lozoya, un hombre de finanzas cuyo único cargo público fue de analista del banco central hace años. Coldwell y Lozoya serán piezas clave para empujar una reforma energética que Peña presentará probablemente en 2013, especialmente para inyectar capital privado en Pemex.

En el gabinete de Peña hay políticos vistos como miembros de la vieja guardia del controvertido PRI, como el caso de Murillo, actual presidente de la Cámara de Diputados, quien deberá ser ratificado en la fiscalía general por el Senado, y el exsecretario de Gobernación Emilio Chuayffet, nuevo secretario de Educación. Hay otros políticos que provienen de gobiernos de izquierda como Rosario Robles, secretaria de Desarrollo Social, y Manuel Mondragón, designado secretario de Planeación Institucional y hasta hoy jefe de la policía de la Ciudad de México.

Con Peña Nieto, el PRI regresa al poder que ejerció durante siete décadas hasta el año 2000, cuando fue derrotado en las urnas por el Partido Acción Nacional (PAN), al que pertenecen Calderón y su predecesor, Vicente Fox.

Otro protagonista de la jornada serán las protestas convocadas por los jóvenes del movimiento YoSoy132, militantes del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) y del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), liderado por Andrés Manuel López Obrador, que quedó en segundo lugar en los comicios presidencales del 1 de julio y no reconoce la victoria de Peña Nieto.