Publicado: 10.01.2014 14:54 |Actualizado: 10.01.2014 14:54

El primer Consejo de Ministros del año proclama "la defensa a ultranza de la raza ibérica"

El Gobierno aprueba la nueva norma de calidad para carne, jamón, paleta y caña de lomo, en una reunión "casi monográfica en torno al Ministerio de Agricultura", según Sáenz de Santamaría

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes, en su primera reunión de 2014, un real decreto por el que se aprueba la norma de calidad para la carne, el jamón, la paleta y la caña de lomos ibéricos, que mejora la información al consumidor en el etiquetado y presentación, así como la calidad del producto, al establecer más rigor y control en los procesos y la fiabilidad en la asignación de las menciones que realmente corresponden a los productos. El titular de Agricultura, Miguel Arias Cañete, ha recalcado que el Gobierno hará "una defensa a ultranza y muy clara de la raza ibérica", y ha explicado que esta norma responde a la necesidad de un sector que estaba "muy preocupado por la desaparición de la raza ibérica, por la confusión en los consumidores y por la fuerte caída de precios". "Llevamos dos años de negociación, ha habido diálogo y una búsqueda de acuerdos. Hemos hecho una norma que acogiera a todos, a los que producen en dehesa e industrialmente", ha explicado.

"Ha sido muy laboriosa de elaboración porque el jamón ibérico es el buque insignia de la gastronomía de España. Es una norma que apuesta por la calidad, la transparencia y para mejorar la información de los consumidores, que nos va a permitir competir tanto a nivel nacional como en la exportación con un producto único, el estrella de nuestra gastronomía", ha indicado Arias Cañete en la rueda posterior al Consejo de Ministros. De cara a la comercialización de los productos la nueva norma hace una firme apuesta por la mejora de la información al consumidor en el etiquetado: Denominación de venta y la indicación del tanto por ciento racial.

Con ese objetivo se simplifican las denominaciones de venta y se pasa de las cuatro opciones anteriores (de bellota o montanera, de recebo, de cebo de campo y de cebo) a tres: de bellota, de cebo de campo y de cebo, eliminándose la designación recebo. En el etiquetado se establece la obligatoriedad de indicar el tanto por ciento de raza ibérica, cuando se trate de animales 100% ibérico, y en lugar destacado de la misma en los demás casos. La norma limita la utilización en publicidad y etiquetado de términos que puedan inducir a error al consumidor. Así, se reserva, exclusivamente para la designación de bellota, los nombres, logotipos, imágenes, símbolos, o menciones facultativas que evoquen o hagan alusión a algún aspecto relacionado o referido con la bellota o la dehesa. De esta forma, el pata negra sólo se podrá utilizar en productos de bellota 100% ibéricos.

Respecto a la identificación de canales y a las denominaciones de venta del producto, Arias Cañete ha recalcado que con esta norma se quiere "mejorar la información al consumidor con un sistema más sencillo". La nueva norma resaltará la alimentación de los animales y los sistemas de manejo en las denominaciones, y reforzará la información sobre la pureza racial de los animales y los controles. "Será facilísimo" para el consumidor distinguir las cuatro nuevas denominaciones comerciales que recoge la nueva norma gracias a unas "bridas" de color negro (jamón de bellota 100 % ibérico); rojo (de bellota ibérico); verde (de cebo de campo ibérico); y blanco (de cebo ibérico), ha detallado el ministro.

El Gobierno confía en que con la aprobación de estas novedades se mejora la norma vigente, al modificar aspectos que han demostrado su ineficacia, lo que posibilitará la recuperación del sector. Según sus datos, la confusión existente hasta ahora ha provocado la desaparición del 70% de cabezas de ibérico entre 2008 y 2012 (de 517.000 a 143.000 cerdos sacrificados), más grave aún en el caso del ibérico puro de bellota (de 20.000 a 3.116 sacrificados).

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha presentado hoy el proyecto de ley de representatividad de las organizaciones agrarias. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha precisado, por su parte, que ha sido un Consejo "casi monográfico en torno al Departamento que dirige el ministro de Agricultura".

Sobre el proyecto de ley que regula el procedimiento para determinar la representatividad agraria de las organizaciones agrarias y crea el Consejo Agrario, Arias Cañete ha remarcado que será un sistema "más racional, transparente y democrático". Se contará con un censo "que recoge a todos los que realicen actividad agraria, que hará que las organizaciones tengan más legitimación en su interlocución con el Gobierno", según ha precisado Arias Cañete.

Según ha detallado, el censo de votantes incluirá a las personas físicas afiliadas a la Seguridad Social que trabajan por cuenta propia, pero también a otros actores, como los perceptores que reciban más de 3.000 euros de la PAC y que tengan ingresos procedentes de la agricultura iguales o superiores al 25 % de su renta total. Por tanto, pueden votar personas tanto físicas, como jurídicas, incluidas sociedades mercantiles que tiene vinculación con el sector agrario.

Con este censo se abre la consulta a más participantes y nuevos supuestos, con lo que se supera el sistema que se ha utilizado en algunos comicios a cámaras agrarias en ámbito autonómico, donde solo podrían ejercer ese derecho los autónomos, ha añadido. Se instalará una mesa de consulta en cada capital de provincia y tantas mesas comarcales como sean necesarias, en función del censo de la demarcación provincial; las mesas incluyen un máximo de 1.400 electores; y se considerarán organizaciones más representativas las que obtengan al menos un 15 % de los votos válidos en la consulta en todo el Estado y al menos un 5 % en seis comunidades autónomas.

Hasta la fecha se han celebrado elecciones a cámaras en dos comunidades -Castilla León (2012) y Cataluña (2011)-, mientras que en las otras 10 comunidades donde se han realizado alguna vez fue antes de 2002.

Los resultados de las elecciones repercutirán en los vocales que consigan las organizaciones en el nuevo Consejo Agrario -que sustituirá al actual Comité Asesor Agrario-, que estará compuesto por 10 consejeros para asesorar al Gobierno.