Publicado: 02.06.2014 17:26 |Actualizado: 02.06.2014 17:26

El primer Gobierno de unidad palestino inicia su andadura

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tras siete años de división, el primer gobierno palestino de reconciliación ha iniciado su andadura con el objetivo de avanzar hacia el establecimiento de un Estado independiente, pese a que las tensiones entre Hamás y Al Fatah son aún palpables.

El Ejecutivo está compuesto de tecnócratas y respaldado por ambas fuerzas políticas. En los próximos siete meses se enfrentará al reto de convocar elecciones generales, al tiempo que trabaja en la reconstrucción de Gaza, seriamente dañada por el férreo bloqueo al que le somete el Ejército israelí desde 2007. "No se llega a la reconciliación en un día. Son varios los pasos que hay que dar y éste es uno de ellos", expuso Hannan Ashrawi, responsable de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), escasos minutos después de que el nuevo gabinete jurara su cargo.

El primer ministro Rami Hamdala asumirá también la conflictiva cartera de Interior

El nuevo gabinete estará encabezado por el ex primer ministro del antiguo ejecutivo de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Rami Hamdala, quien liderará un Ejecutivo continuista afín al presidente, Mahmud Abás, en el que nueve de los 17 miembros pertenecían al anterior Gobierno. Hamdala también asumirá la conflictiva cartera de Interior y durante un tiempo el ministerio para Asuntos de los Prisioneros, que el presidente Abás pretendía suprimir y Hamás exigió conservar.

Esta cartera fue uno de los principales obstáculos que hubo que superar para la conformación del Gobierno y no fue hasta minutos antes de la ceremonia cuando Hamás -que advirtió de que la jura sería "unilateral" si no había un acuerdo sobre la cuestión- accedió a posponer el debate sobre el futuro de esta institución. "Hemos aceptado la fórmula que garantizaba la presencia del Ministerio de Asuntos de los Prisioneros y el primer ministro, Rami Hamdala, estará al frente del mismo pese a que no fue mencionado en la formación del gabinete", explicó el portavoz de Hamás, Sami Abu Zuhri.

En esta línea, Ashrawi adelantó que "las conversaciones sobre el asunto continúan". "La cuestión no es tener o no un ministerio sino una institución que sea capaz de responder a las necesidades de los prisioneros y que se ocupe de sus derechos; esto es lo que se necesita", matizó la veterana política palestina.

El otro foco de conflicto, la designación del ministro de Asuntos Exteriores, se resolvió de forma favorable a las tesis de Al Fatah, ya que sigue en manos de Riad al Malki, hombre muy crítico con Hamás. No hubo sorpresas entre los demás designados, más allá de la impuesta ausencia de los tres ministros de Gaza, a los que Israel impidió el domingo salir de la franja.

Desde este momento, el objetivo será "crear un Estado que cuide de todos los ciudadanos, continuar con las políticas anteriores de apoyo a la resistencia popular, crear el Estado Palestino independiente con las fronteras de 1967 y resolver el problema de los refugiados", informó Abás en rueda de prensa. El nuevo gabinete procurará, además, continuar con los esfuerzos para lograr la paz bajo la fórmula de los dos Estados, resaltó el presidente palestino.

Israel amenazó a la ANP con "cortar lazos" si se llegaba a constituir el nuevo Ejecutivo palestino

El analista palestino Daud Kuttab, opinó que "la cuestión ahora es si (el primer ministro israelí, Benjamin) Netanyahu e Israel tratarán con este Gobierno o no". El jefe del gobierno israelí ya manifestó su postura en los días previos a la jura y amenazó con "cortar lazos" con la ANP en el caso de que se constituyera el nuevo Ejecutivo. Esta misma mañana reiteró su llamamiento a la comunidad internacional para que no reconozca un Gobierno "que se apoya y del que es parte Hamás" porque "fortalecerá el terrorismo". Kuttab se mostró optimista, sin embargo, al intuir "un apoyo internacional en declaraciones claras y en línea con las exigencias del Cuarteto. Así que este es el primer reto, sobreponernos a las condiciones exageradas que pone Israel."

Ashrawi también criticó la postura israelí al enumerar los "intentos obvios" hechos "a diario por un Gobierno que ha buscado la oportunidad de socavar la consecución de los derechos de los palestinos y crear una situación que evitara lograr la paz o avanzar en la reconciliación". Entre ellos, destacó "el aumento en la construcción de los asentamientos, la anexión de Jerusalén, el aumento de la violencia, la limpieza étnica en el Área C", la controlada por Israel dentro de Cisjordania.

Para Kuttab, existe otro duro "y aún más complicado reto" para este Ejecutivo de transición: su intento de preparar las elecciones y mantener las fuerzas de seguridad de Gaza "para lo que la opción de reclamar algo del dinero acordado en el pacto de Sharm el Sheij en 2008 será útil para cimentar la reconciliación". "La reapertura del paso fronterizo de Rafah será muy rápida (y necesaria) para dar sentido de estabilidad a la gente de Gaza. Estos son los retos que tenemos ahora, técnicos, pero también legales, como el reconocimiento de Israel", concluyó.