Público
Público

Primer ministro palestino renuncia pero Abas le pide continuar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro palestino apoyado por Occidente, Salam Fayad, anunció el sábado su renuncia para fines de marzo, en una medida que podría ayudar a impulsar las charlas de unidad entre las facciones rivales Fatah y Hamás.

El grupo islámico Hamás ha criticado durante mucho tiempo a Fayad, acusándolo de seguir los intereses de Estados Unidos. Algunos funcionarios del movimiento radical lo habían apodado "el asesor estadounidense".

Pero poco después del anuncio del primer ministro en un comunicado, el presidente palestino Mahmud Abas, de Fatah, dijo a periodistas que le había pedido a Fayad que "continúe con su trabajo hasta que veamos resultados" de las charlas mediadas por Egipto para formar un gobierno de unidad con Hamás.

Las negociaciones de reconciliación se reanudarán la semana próxima en El Cairo.

Funcionarios palestinos y diplomáticos de Occidente afirmaron que no estaba claro si Fatah, que domina la ocupada Cisjordania, y el grupo Hamás, que controla la Franja de Gaza, podrán superar sus diferencias para formar una coalición de gobierno aceptable para la comunidad internacional.

"El primer ministro Salam Fayad anunció el ofrecimiento de su renuncia al Gabinete del presidente Mahmud Abas, que se hará efectiva una vez que el gobierno de reconciliación nacional sea conformado, pero no más tarde que a fines de marzo", indicó el despacho de Fayad.

Una fuente de la oficina de Fayad agregó más tarde que la renuncia del primer ministro entraría en vigor "para fines de mes", pero que Abas podría pedirle que se quedara en el cargo, sin considerar el resultado de las negociaciones de unidad.

La autoridad de Hamás ha sido limitada a Cisjordania desde que Hamás, rechazado por Occidente por negarse a renunciar a la violencia y reconocer a Israel, obtuvo el control de la Franja de Gaza tras expulsar a las fuerzas de Fatah en el 2007.

Un ministro del Gabinete de Fayad, Samir Abdala, dijo que el anuncio del primer ministro buscaba poner "presión sobre aquellos que se reunirán El Cairo para agilizar el tema de la formación de un nuevo gobierno".

Las conversaciones en la capital egipcia están previstas para el martes.