Público
Público

Las principales guerrillas de Colombia se unen contra el Estado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las dos mayores guerrillas izquierdistas de Colombia, las FARC y el ELN, anunciaron el miércoles el cese de enfrentamientos entre ellas y su unión contra el Gobierno de Álvaro Uribe y militares estadounidenses en el país, amenazando con radicalizar el conflicto interno.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), debilitadas por una ofensiva ordenada por Uribe, podrían alcanzar conjuntamente unos 14.000 combatientes, según fuentes de seguridad.

"Nos encaminamos a trabajar por la unidad para enfrentar, con firmeza y beligerancia, al actual régimen que el Gobierno de Álvaro Uribe ha convertido en el más perverso títere de los planes del imperio pisoteando la dignidad nacional", dijo un comunicado conjunto de los dos grupos guerrilleros.

En el pasado, alianzas de las fuerzas rebeldes colombianas no alcanzaron el objetivo de derrocar al Gobierno para asumir el poder del exportador de petróleo, carbón, café, flores y banano, en el que viven unos 44 millones de personas.

En los últimos años, las FARC y el ELN han mantenido una guerra por el control político y territorial de varias regiones de Colombia, que ha dejado cientos de muertos, según dirigentes de los dos grupos rebeldes.

"Nuestra condición revolucionaria nos conduce a ordenar a todas nuestras unidades a parar la confrontación entre las dos fuerzas a partir de la publicación de este documento", dijo el comunicado divulgado a través de la página de Internet www.anncol.eu.

Los dos grupos guerrilleros han protestado por un acuerdo que firmaron Bogotá y Washington que autoriza a militares de Estados Unidos a usar siete bases de Colombia y realizar operaciones contra el narcotráfico y el terrorismo, y que provocó el rechazo de gobiernos de izquierda de América Latina, como el de Venezuela que preside Hugo Chávez.

"Nuestro único enemigo es el imperialismo norteamericano y su oligarquía lacaya; en su contra, comprometemos toda nuestra energía combativa y revolucionaria", agregaron las FARC y el ELN, que consideran desde hace años al personal militar de Estados Unidos y a las instalaciones de ese país como objetivos bélicos en medio del conflicto de más de 45 años.

El vicepresidente, Francisco Santos, dijo que la respuesta del Gobierno a la guerrilla será militar.

"A terroristas no se contesta, se les contesta simplemente con la Fuerza Pública", afirmó Santos a periodistas.

Los dos grupos rebeldes, considerados por la Unión Europea y Estados Unidos como organizaciones terroristas, están acusados por el Gobierno de Uribe de obtener millonarios recursos del narcotráfico.

Tanto las FARC como el ELN han sufrido la muerte de comandantes y la deserción de miles de combatientes en medio de una ofensiva militar ordenada por Uribe y apoyada por Estados Unidos que los obligó a un repliegue estratégico a apartadas zonas montañosas y selváticas.