Publicado: 13.11.2013 18:08 |Actualizado: 13.11.2013 18:08

Los problemas con Hacienda no frenan a Arturo Fernández para optar a la patronal madrileña

El presidente de CEIM, acusado de pagar en negro a empleados, por ahora sólo tiene un rival: Hilario Alfaro, responsable de la Confederación de Comercio Especializado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Deberle tres millones a Hacienda y que tus empleados te denuncien por pagarles en negro bien vale un respiro. O, al menos, un tiempo de "reflexión", aunque sea para decidir que vas a seguir amarrado al sillón. Arturo Fernández, presidente de CEIM, ha anunciado hoy durante la reunión ordinaria mensual de la junta directiva que se presentará a la reelección.

Pretende, dice, que la patronal madrileña salga reforzada, por lo que ha pedido a sus rivales que practiquen el "juego limpio". Hasta el momento, solo ha dado un paso al frente Hilario Alfaro, responsable de la Confederación de Comercio Especializado (COCEM). "Si no lo hacemos así, alguien ganará, pero saldremos perdiendo todos", aventuró en un comunicado Fernández, quien levantó su imperio sobre las concesiones administrativas.

El responsable de CEIM y a su vez vicepresidente de CEOE ha afirmado que las elecciones se desarrollarán en cumplimiento estricto de los Estatutos de la Organización y de la Ley General Electoral, a través de los procedimientos reglamentarios correspondientes, que contarán con el conocimiento de las distintas candidaturas que se presenten. El proceso, que arrancará en diciembre, culminará en marzo con la celebración de la Asamblea Electoral General, donde se procederá a la elección de la nueva Junta Directiva y del presidente para el período 2014-2018.

Fernández, hasta hace poco concesionario de la cafetería del Congreso, lleva al frente de la patronal madrileña desde el año 2010. En 2007, sustituyó en el cargo a Gerardo Díaz Ferrán, que abandonó la CEIM para liderar la CEOE. Este año, la Fiscalía de Madrid vio "indicios de delito" contra la Hacienda Pública en los presuntos pagos en negro a algunos de los trabajadores del Grupo Cantoblanco.