Público
Público

El PS abre la sucesión de Sócrates y los conservadores negocian el Gobierno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Partido Socialista (PS) de Portugal abrió hoy el proceso para sustituir a su dimitido secretario general y aún primer ministro en funciones, José Sócrates, mientras los conservadores lusos iniciaban la negociación para formar Gobierno.

El Partido Social Demócrata (PSD, centro-derecha), vencedor de los comicios del domingo, y el Centro Democrático Social-Partido Popular (CDS-PP, democratacristiano), que quedó en tercer lugar, iniciaron hoy las conversaciones formales para integrar un Ejecutivo de mayoría absoluta.

El objeto principal de su negociación son las carteras ministeriales, que el PSD quiere reducir de las 15 actuales a sólo 10, en tanto el CDS-PP quiere asumir varias de ellas.

Mientras, los grandes derrotados en las elecciones del domingo optaron por no aplazar para después del verano la renovación de sus estructuras, como proponían los actuales dirigentes, y convocaron elecciones internas para el 22 y 23 de julio.

Entre los posibles sucesores de Sócrates no estará ya el alcalde de Lisboa, Antonio Costa, considerado uno de los políticos socialistas más populares tras ganar con holgura las últimas dos elecciones municipales en la capital.

Costa anunció que quiere concentrarse en su gestión y no se presentará a unas elecciones internas ante las que oficialmente aún no hay candidatos para liderar como principal fuerza de la oposición el partido que ha gobernado Portugal los últimos seis años.

Pero dos posibles aspirantes, el veterano dirigente local Antonio José Seguro y el hasta ahora líder parlamentario socialista, Francisco Assis -que la prensa considera dispuestos a reemplazar a Sócrates- confirmarán en los próximos días si se presentan o no al cargo de secretario general.

Sócrates, que ejercía esa función desde 2004, renunció el domingo a la vida política activa tras confirmarse la rotunda victoria del PSD.

El dimisionario primer ministro había ganado las elecciones legislativas de 2005 con una de las mayorías absolutas más amplias conquistadas por el PS desde la instauración de la democracia con la revolución de 1974.

En 2009 Sócrates volvió a ganar pero quedó en minoría parlamentaria y en los comicios anticipados del pasado domingo obtuvo uno de los peores resultados de la historia socialista, con un 28 por ciento de votos y 73 diputados, 21 menos que en los anteriores comicios.

Tras la elección del nuevo secretario general, el PS celebrará un Congreso Nacional extraordinario entre el 9 y el 11 de septiembre para definir su estrategia en la oposición.

Entretanto, los lideres del PSD y del CDS-PP intentan cerrar un Gobierno que esté en funciones a tiempo para la cumbre europea del 23 de junio.

Pedro Passos Coelho, presidente del PSD, recibió el lunes del jefe del Estado, Aníbal Cavaco Silva, de su mismo partido, el encargo de presentar con urgencia un Ejecutivo.

En medio de la peor crisis económica y social de la democracia portuguesa, el PSD logró el domingo su mayor victoria legislativa de los últimos veinte años y obtuvo 105 de los 230 escaños.

Los que le faltan para garantizar la mayoría absoluta se los va a proporcionar el CDS-PP, que tiene 24 diputados y una larga historia de pactos y alianzas con los socialdemócratas.

El cambio de Gobierno se produce bajo la presión del calendario de compromisos suscritos en abril con la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para lograr un rescate financiero de 78.000 millones de euros.

El Ejecutivo de Passos Coelho deberá cumplir un estricto programa de medidas de ahorro y reformas económicas del que depende la entrega de la ayuda financiera durante los próximos tres años, y algunas de ellas tienen que aplicarse este mismo mes.

La Comisión Europea advirtió ayer a Portugal de que no debe retrasar la ejecución de los acuerdos del rescate y exhortó al actual Gobierno a adoptar las medidas previstas aunque esté en funciones.