Público
Público

El PSC tiende hoy la mano al PSOE

Montilla ordenará trabajar para llegar a un pacto de financiación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tras el 9 de agosto el PSC cerró la persiana con la esperanza de que la tensión por la financiación bajase unos cuantos grados durante la canícula estival. La esperanza se vio frustrada después de que ICV pidiera la comparecencia de Zapatero. La calma sólo volvió después de que el Gobierno desactivara la iniciativa, que habría puesto al presidente a los pies de los caballos.

Entre esa frustrada petición de comparecencia y la resaca de la amenaza velada de vetar los presupuestos si no incluían la nueva financiación, se ha mantenido el debate vivo y coleando, aunque el PSC ha venido guardando un prudente silencio sólo roto ayer por las declaraciones del conseller de Educació, Ernest Maragall.

En una conferencia de prensa en Prada (Francia), Maragall aseguró que se mantiene la estrategia de los partidos catalanes de exigir el cumplimiento íntegro del Estatut. Para el conseller socialista no hay duda de que habrá un acuerdo “necesario” del conjunto de los socios del gobierno y de la oposición (CiU).

Hoy. Montilla tiene el reto de fijar la posición del PSC ante el determinante curso político que se avecina. Y lo más importante es dilucidar si el órdago sobre los presupuestos va en serio o no.

El president tiene al resto de fuerzas catalanas soplándole en el cogote con el argumento de que ellos sí tienen autonomía para vincular los presupuestos a la financiación. La posición oficial del PSC, que no tiene por qué variar hoy, es que no se plantean votar en contra de los presupuestos porque no contemplan que éstos no incluyan la financiación.

En el PSC tienen la impresión de que no pueden ir más lejos de lo que lo han hecho hasta ahora porque existe el peligro de que la cosa se les “vaya  de las manos”.

Un dirigente socialista apuesta por que el frente común no actúe de forma monolítica sino con un cierto “reparto de papeles”. “Nosotros tenemos dos ministros en el Gobierno” , afirma con la idea de que el PSC tiene un margen de maniobra más reducido.

La idea es que CiU, ERC e ICV presionen por su cuenta al PSOE con los presupuestos, y dejen al PSC librar su batalla interna dentro del ejecutivo y con los socialistas de las comunidades más reacias a su propuesta de financiación. Otro dirigente del PSC consultado por Público considera que la mejor estrategia para el PSOE sería defender el acuerdo con Catalunya como “la mejor manera de cohesionar España”.

Y de esta manera, Montilla dará instrucciones hoy a los miembros de la ejecutiva sobre la estrategia a seguir en esta fase decisiva de la negociación. La primera orden será rebajar al máximo la tensión con el PSOE y no caer en provocaciones, vengan de donde vengan, principalmente de CiU. Y la segunda, cerrar precisamente con los nacionalistas una propuesta conjunta de negociación que el conseller Castells pueda negociar en nombre de todos.

A partir de ahí solamente les cabe esperar que Zapatero entienda que cualquier cosa que no sea llegar a un acuerdo satisfactorio tendrá consecuencias nefastas. Para todos.