Público
Público

El PSOE defiende una "gran reforma fiscal" progresiva y con nuevos impuestos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El PSOE defiende en la Ponencia marco que debatirá en su 38 Congreso federal la necesidad de "una gran reforma fiscal" que genere ingresos adicionales a través de nuevos tributos y tasas, y que garantice que se exigirá un mayor esfuerzo a las personas y empresas con mayor capacidad de pago.

El documento, al que ha tenido acceso Efe, recoge la mayoría de las propuestas defendidas por el candidato socialista en las últimas elecciones generales, Alfredo Pérez Rubalcaba, y recogidas en el programa para el 20N.

En opinión de los socialistas, hay que realizar una reforma impositiva global que supere la política de "parches" de los últimos treinta años y, además de la progresividad, se debe asegurar la eficiencia y la corresponsabilidad fiscal de las comunidades autónomas.

Entre los nuevos tributos, destaca el que se aplicaría a las entidades financieras y a las grandes fortunas; la mejora de la "fiscalidad verde", que gravaría los "consumos excesivos" y las actividades contaminantes; el impuesto sobre las transacciones financieras internacionales; e impuestos finalistas sobre carburantes, tabaco y alcohol.

El PSOE pide también una reforma del sistema de desgravaciones y deducciones fiscales en el impuesto de sociedades, al estimar que actualmente favorece a las grandes empresas frente a las pymes.

Esta política, según señala el partido en su ponencia marco, debe ir acompañada de iniciativas contra el fraude fiscal y la economía sumergida, con propuestas concretas como la sustitución progresiva de monedas y billetes por dinero electrónico o la prohibición de realizar compras en efectivo si superan los 3.000 euros.

Los socialistas reconocen la necesidad de culminar el proceso de reestructuración del sistema financiero, aunque sin proponer fórmulas.

Sí defienden, como hizo Rubalcaba en campaña, la creación de una "Agencia financiera del Estado" que unifique y coordine todas las ayudas públicas.

En el marco del empleo, se muestran convencidos de que los recortes no serán suficientes y que se necesita "más política de estímulos económicos" para acelerar la recuperación, marco en el que propone bonificar cotizaciones empresariales para los contratos realizados por empresas de menos de 50 trabajadores a personas en paro.

Subrayan también la necesidad de fortalecer las políticas activas de empleo, elogian la prestación de 400 euros que reciben los parados sin cobertura ligada siempre a un programa de recualificación, y sugieren estudiar nuevas fórmulas aplicadas en otros países europeos, como la alemana, que permite combinar salario y subsidios.

No hablan de una nueva reforma laboral, sino de desarrollar la ya aprobada por el anterior Gobierno, y ratifican su apuesta por el diálogo social.

En materia energética, el PSOE garantiza que rechazará cualquier pretensión de prolongar la vida útil de las centrales nucleares más allá de cuarenta años al considerar que el país está en condiciones de cerrar todas las instalaciones al final de su vida útil, en el horizonte de 2028.

Los socialistas apuestan por las renovables y recogen la idea de aplicar una nueva tasa sobre "las tecnologías más maduras", la nuclear y la hidroeléctrica, para sufragar inversiones adicionales y modernizar el sistema.

Defienden también el transporte en ferrocarril y el vehículo eléctrico y abogan por impulsar en las ciudades el uso de la bicicleta y el coche compartido.

En política social, el PSOE propone "derribar" las barreras territoriales para garantizar la total movilidad entre los servicios sociales de todo el Estado, además de un catálogo común de derechos y deberes que defina prestaciones comunes y estándares de calidad.

También apuesta por la creación de "cajas de compensación" para evitar que una comunidad pueda negarse a la prestación de servicios de personas de otras comunidades.

La ponencia manifiesta expresamente su oposición a medidas que menoscaben la sanidad pública, como el copago, el cierre de hospitales y las privatizaciones "sean o no encubiertas"; y recoge una apuesta clara por la educación pública, con un modelo de acceso a la docencia inspirado en el MIR de los médicos.