Público
Público

PSOE y CiU avalan la reforma financiera del PP

La reforma financiera flexibilizará además los plazos para la integración de entidades financieras

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno ha sacado adelante la reforma financiera con 303 votos a favor (del PP, PSOE, CiU, PNV, CC y UPN), 28 en contra y 6 abstenciones. Este respaldo forma parte de la llamada 'oposición útil' anunciada por el líder de los socialistas, Alfredo Pérez Rubalcaba, durante esta semana. La nueva portavoz del Grupo Socialista, Soraya Rodríguez, ya adelantó el apoyo de su partido a la reforma

El Ejecutivo no ha logrado los apoyos de Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) ni UPyD, así como algunos diputados del Grupo Mixto. El Pleno ha rechazado, además, tramitar la reforma como proyecto de ley.

Una modificación legal que ha sido presentada por el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, en el Pleno del Congreso. 'Es una reforma indispensable que actúa sobre la raíz del problema: el senaemiento de los activos', ha anunciado el ministro, quien ha asegurado que no se dedicará 'ni un euro de los recursos públicos' para ello.

'Un esfuerzo sustancial, el mayor a nivel europeo', dice De Guindos

De Guindos ha afirmado que el seneamiento del sector financiero no está finalizado y que el 'esfuerzo' realizado con las anteriores medidas 'no han sido suficientes'. Por ello, el Ejecutivo pretende fijar nuevos porcentajes de provisiones para los bancos, que supondrán un saneamiento de unos 52.000 millones de euros, 'un esfuerzo sustancial, el mayor a nivel europeo, que concentra el triple del esfuerzo realizado de media anual desde el inicio de la crisis'. Los bancos tendrán que fijar un 80% de sus provisiones al suelo, un 65% a promociones en curso y un 35% para vivienda nueva. Los porcentajes hasta ahora eran del 31%, del 27% y del 25%, respectivamente.

Estos 52.000 millones salne de las nuevas provisiones, tanto específicas (unos 25.000 millones) como genéricas (unos 10.000 millones), más un colchón de capital adicional próximo a los 15.000 millones para aumentar las coberturas sobre suelo y promociones en curso.

La reforma financiera flexibilizará además los plazos para la integración de entidades financieras. De este modo, según el ministro, se creará un mapa 'con entidades sólidas y viables'. 'El sector financiero que necesita España es fuerte, solvente y con un gobierno corporativo de nivel', ha afirmado De Guindos, quien cree que es 'imprescindible' que las entidades resultantes de la reforma sean 'fuertes' y 'capaces de rivalizar' entre ellas.

Para los procesos de integración, las entidades tendrán un plazo de un año 'para dar cumplimiento de los requisitos de provisiones'. Estos requisitos tendrán que ser validados por el Banco de España, la Comisión Nacional del Mercado de Valores y por el Ministerio de Economía. Las entidades podrán dividir el impacto de su integración en dos ejercicios y cargar parte de este impacto contra patrimonio y no exclusivamente sobre la cuenta de pérdidas y ganancias, ha explicado De Guindos.

'Nos llevará a un sector más eficiente, saneado y solvente'

Por otro lado, el ministro asegura que la reforma pretende simplificar la composición de las cajas de ahorros, mediante una reducción de su estructura. Además, se les obligará a dedicar el 90% a obra social y se fijará en un máximo del 25% su participación en entidades financieras.

El ministro cree que la reforma 'nos llevará a un sector financiero más eficiente, más saneado y más solvente'. 'El Gobierno tiene clara la hoja de ruta, conocemos los retos y las medidas necesarias. Si a estas reformas unimos consenso político, su impacto sobre confianza será mayor', ha concluido.

IU advierte que se tendrá que rescatar a los 'monstruos' que se creen

Desde Izquierda Unida, Alberto Garzón, ha criticado la reforma porque dedica dinero a los bancos que, a su juicio, 'son un pozo sin fondo donde metemos dinero'. Garzón ha alertado que, con la reforma, se van a crear 'monstruos' y no ha descartado que en el futuro deban rescatarse con dinero público.

Tras su intervención, Garzón esperaba una respuesta del ministro que no ha llegado. Por eso ha mostrado su malestar a través de su cuenta de Twitter: 'Acabo de terminar mi intervención en pleno y a De Guindos y con una falta de respeto democrático ha decidido no contestarme! Inaudito'. 

La diputada de Geroa Bai, Uxue Barkos, por su parte, no se cree que el Ejecutivo vaya a resolver los problemas del sistema financiero en un año, cuando en los tres últimos años no ha sido posible. De ahí que Barkos lo haya calificado como el 'ejercicio del milagro de los panes y los peces'. Considera Barkos que lo que se avecina es 'un modelo oligopolístico' del sistema financiaro.