Público
Público

El público podrá ver de cerca a las estrellas de los Goya, que llegarán en coche al Real

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La gala de los Goya, que este año se celebra en el Teatro Real de Madrid con motivo del XXV aniversario, permitirá al público acercarse a pocos metros de las estrellas, que llegarán en coche a la plaza de Oriente para caminar hasta la entrada, unos breves pasos aunque no habrá tiempo para autógrafos.

"No podrán pararse porque necesitamos que sea muy ágil, hay que tener en cuenta que dentro del Real estará la mitad de la profesión actuando y la otra mitad, esperando a ser premiada", ha dicho a EFE Beatriz de la Gándara, productora ejecutiva de la gala.

Aunque la organización ha contado con bajas temperaturas para la noche del domingo -se esperan unos 8 grados centígrados, con sensación térmica de 5, por el viento- la lluvia es una probable sorpresa que obligará a "tomar las medidas necesarias".

Por si acaso, habrá una pequeña marquesina que permitirá a los invitados guarecerse en el tramo descubierto del recorrido, y, por supuesto, siempre están los paraguas.

El presentador, Andreu Buenafuente, se ha negado por activa y por pasiva a desvelar ni un detalle de la gala -sólo se sabe que comenzará a las 22.00 horas que la 1 de TVE la transmitirá íntegra en directo- está previsto que dure unas 2 horas y 40 minutos y que haya algunas "sorpresas" audiovisuales.

Los detalles son secreto, "como una película de la que no cuentas todo para no reventarla", dice De la Gándara, segura de que la mayor sorpresa serán los números musicales que "van a ser espectaculares; ahora, sorpresas tipo (Pedro) Almodóvar -se adelanta- no, porque eso pasa una vez en la vida, pero participarán muchísimos actores, y algún director".

Sí confirma la asistencia de Javier Bardem, nominado como mejor actor por "Biutiful" -"muy de agradecer que venga en lugar de irse a los Bafta", precisa De la Gándara-; no así de su esposa, Penélope Cruz, que está en Los Ángeles donde acaba de dar a luz, y tampoco es seguro que acuda José Luis Garci, "ni ningún miembro de la familia real".

Sí estará la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde y "varios ministro más que han confirmado su asistencia" y se proyectarán varios vídeos alusivos al 25 aniversario de los premios.

Este año, la organización ha debido reducir el número de invitaciones respecto al anterior -hay 1.750 butacas, algo menos de las que se dispuso en el Palacio de Municipal de Congresos de Madrid en 2010-, pero lo que más preocupa es "la visibilidad porque el patio de butacas es pequeñito y hay muchos palcos con localidades laterales".

"Eso la gente que va al Real lo sabe, pero a lo mejor algunos miembros de la Academia se sorprenden de las condiciones", ha señalado De la Gándara.

No obstante, el Teatro Real cuenta en su interior con numerosas pantallas que multiplican la imagen y se está considerando -si no llueve- poner una gigante en la fachada de la plaza de Isabel II.

Y en el exterior, una gran cabeza del pintor, de siete metros de alto -una idea de Álex de la Iglesia, según desveló él mismo- dará la bienvenida a la carpa que los artistas atravesarán (allí será su primer encuentro con la prensa, los flashes y las cámaras) antes de entrar al palacio.

Se recupera este año el color rojo de la alfombra, gracias al cambio de patrocinador -Loterías del Estado-, y además habrá como novedad un helicóptero con cámara aérea que irá enviando imágenes de la llegada de los invitados en directo.