Público
Público

Puyol cree que la denuncia del Espanyol a los jugadores del Barça está "fuera de lugar"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Carles Puyol, capitán del Barcelona, afirmó hoy que la intención del Espanyol de denunciar ante la Comisión Antiviolencia a varios jugadores del conjunto azulgrana por entender que su celebración de los goles en el derbi (1-2) incitó a la violencia está "totalmente fuera de lugar", ya que los futbolistas del Barça sólo quisieron "saludar a la afición".

Aunque pidió "disculpas" por si esas celebraciones "pudieron molestar a alguien", Puyol insistió en que el vestuario del Barça está "cien por cien en contra de la violencia" y que no se siente "representado por los cuatro que tiran las bengalas", de la misma manera en la que "el que tiró la botella de agua a Juan Carlos (Unzúe) no representa al Espanyol".

"En ningún momento quisimos saludar a los violentos, a la minoría de quienes habían tirado las bengalas", añadió el capitán, "sino a la afición, porque en ese sector también teníamos amigos y familiares".

Puyol explicó que Luis Medina Cantalejo, árbitro del derbi, suspendió el partido "porque la gente estaba entrando al campo y nunca sabes si alguien puede hacer daño a alguien" y que en esos momentos "de tensión, con 180 pulsaciones", los jugadores del Barcelona sólo pretendieron "celebrarlo con la afición".

Por todo ello, Puyol desveló que sus compañeros están "sorprendidos" por la intención del Espanyol de denunciarles ante la Comisión Antiviolencia. También censuró los insultos que supuestamente recibió Gerard Piqué en la zona mixta de Montjuïc al término del partido por parte de directivos del Espanyol, "una reacción fuera de lugar".

Puyol celebró el hecho de que, "por suerte, no pasó nada", pero recordó que "podía haber sido una desgracia o hacer daño a alguien", como al entrenador de porteros del Barça, Juan Carlos Unzúe, que recibió un botellazo. "Todos debemos luchar contra la violencia", apostilló.

El capitán dijo, además, que si los radicales del Barcelona hubieran estado en la zona opuesta del campo cuando Messi convirtió el gol de la victoria "seguro que no hubiéramos cruzado el campo para celebrarlo".