Público
Público

Rajoy: "Es una buena noticia y se ha producido sin concesión política"

Su intervención fue solemne, consciente de que puede ser quien reciba la gestión del final de la banda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Sin medias tintas. El líder del PP, Mariano Rajoy, compareció en la sede del partido para celebrar abiertamente el contenido del comunicado de ETA. El dirigente conservador se mostró “satisfecho” con la decisión de la organización terrorista: “Es una buena noticia que hayamos conseguido que ETA haya renunciado por fin a imponer su proyecto político a través de la muerte, el miedo, la violencia y la exclusión”.

Lo repitió en varias ocasiones. Hasta tres, llegando a elevar la categoría hasta “gran noticia”. Su intervención fue solemne, consciente de que puede ser, según todas las encuestas, el futuro presidente del Gobierno y, por tanto, quien reciba la gestión del final de la banda.

Rajoy hizo oídos sordos a las voces escépticas y críticas que se elevaban desde sus propias filas. El jefe de la oposición consideró que se estaba dando “un paso muy importante”. Y entonó una frase clave, unas palabras que evidenciaban su optimismo: 'La sociedad española es más libre porque este anuncio se ha producido sin ningún tipo de concesión política”.

Su discurso, de cuatro minutos, lo completó con un recuerdo para las víctimas y un reconocimiento a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Además quiso ensalzar el trabajo de jueces y fiscales porque en la aplicación de la ley, señaló, han sido “determinantes”.

También apuntó que la tranquilidad de los españoles sólo será completa cuando “se produzca la disolución irreversible de ETA y su completo desmantelamiento”. Y terminó comentando que a ETA la ha derrotado “la fortaleza del Estado de Derecho y la fe en la democracia, representada por el esfuerzo sucesivo de todos los gobiernos”

En el PP no quieren que Zapatero se apunte el tanto y que Rubalcaba logre réditos electorales En el PP no quieren que Zapatero se apunte el tanto y que el candidato socialista y ex ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, logre réditos electorales a costa de este tema. La derecha recalca que es un éxito compartido por todos y explican que si a alguien beneficia es a Amaiur quien tendrá, según ellos, grupo parlamentario propio en el Congreso tras el 20-N.

Rajoy bajó acompañado por Federico Trillo, Soraya Sáenz de Santamaría, Ana Mato y Jorge Moragas. No admitió preguntas. Los periodistas quisieron saber si después de lo ocurrido el PP desterraba ya por completo instar, de llegar a la Moncloa, la ilegalización de la coalición abertzale. El líder del PP no quiso hablar de ello y su equipo tampoco. “Este es mi comunicado”, sentenció mientras se despedía y zanjaba cualquier otra cuestión. Sus colaboradores indicaban que esa, y solo esa, era la postura oficial del Partido Popular.

En la formación conservadora no querían entrar a valorar las opiniones de algunos de sus dirigentes. Ni una palabra de que en el texto no se había pedido perdón a las víctimas o de que no se hablaba de la entrega de las armas. Rajoy se quedó con el cese definitivo, sabiendo que ahora se abrirá el proceso de diálogo y él tendrá que hacerle frente.

Algunos cargos del PP, del ala más dura, no daban crédito a las palabras de su jefe de filas. Para algunos la sentencia de que se había logrado vivir un día histórico 'sin ninguna concesión política' era de las que si se tuerce algo será recordada por las hemerotecas al estilo de la de Aznar en 1998. En aquella prometía ser “generoso” si la banda abandonaba la violencia.