Público
Público

Rajoy invierte menos de dos euros diarios en recolocar a cada parado

Los recortes han dejado bajo mínimo las políticas activas de empleo. Sólo este año, su presupuesto ha bajado un 30%.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Estado tiene presupuestados para este año 4.193 millones de euros para políticas activas de empleo; es decir, para ayudar a la recolocación de los parados mediante orientación profesional, cursos de formación y otras medidas. Esa dotación es un 30% inferior a la de 2012, a pesar de que siguen destruyéndose puestos de trabajo a un fuerte ritmo en España, según la última Encuesta de Población Activa, que arrojó la cifra récord de 6.202.000 desempleados. Como consecuencia de ello, el Estado invertirá durante 2013 una media de 676 euros en cada persona que está en paro para que se reincorpore al mercado laboral o, lo que es lo mismo, menos de dos euros diarios.

El presupuesto para las políticas activas de empleo, por culpa de los recortes, viene cayendo de forma muy significativa desde que en 2010 alcanzó los 7.911 millones de euros. Al año siguiente, todavía con José Luis Rodríguez Zapatero en la Moncloa, disminuyó un 8% y se quedó en 7.307 millones. Pero cuando más ha adelgazado ha sido desde que Mariano Rajoy llegó al Gobierno: 1.362 millones menos en 2012 y 1.752 millones menos en 2013. Los 1.461 euros por parado que se dedicaban anualmente a facilitarles la búsqueda de empleo se han quedado casi en una tercera parte apenas dieciocho después, mientras que durante el mismo periodo de tiempo el paro aumentaba en 1.203.000 personas.

Según datos de la OCDE, España destina a este fin un 0,9% de su gasto público total, frente al 1,9% de países como Dinamarca, donde la tasa de desempleo es del 7,7%. La devaluación de las políticas activas de empleo es especialmente lesiva para los jóvenes que, con ocasión del boom inmobiliario, dejaron la enseñanza atraídos por los altos salarios que se pagaban en el sector de la construcción y que ahora tienen una cualificación muy limitada. También perjudica, en opinión de los expertos, las posibilidades de recolocación de los parados de larga duración, que se han convertido en un problema creciente, al representar ya el 56% del total, dos veces y media más que antes de la crisis.

Pero los recortes no sólo le han quitado una buena tajada al presupuesto de las políticas activas de empleo, sino también a las prestaciones, cuya dotación ha caído desde los 32.366 millones de euros de 2009 a 26.721 millones este año, en que van a a dejarse notar los efectos de las restricciones impuestas por Rajoy. Como simultáneamente ha crecido el paro de forma considerable, resulta que de una media de 7.800 euros por persona se ha pasado a 4.308, con el consiguiente empobrecimiento de las familias que cuentan con algún desempleado, que son mayoría, y con el impacto negativo que las medidas contra las rentas siempre tienen sobre el consumo, ya de por sí muy deprimido.


Según los expertos consultados, la mezcla de menos prestaciones y menos ayudas para encontrar empleo conduce al desánimo de los perjudicados por esos recortes, lo que no significa que las políticas activas no merezcan una revisión a fondo. El porcentaje de las contrataciones que se realizan en España a través de los servicios públicos de empleo es muy bajo (1,6% del total), pero peor será -advierten los expertos- si se les privan de medios, salvo que lo que se pretenda sea ceder definitivamente el testigo, también en esta materia, a la iniciativa privada.