Publicado: 21.11.2013 09:21 |Actualizado: 21.11.2013 09:21

Rajoy, orgulloso de su Gobierno, asegura que ni quiere cambiarlo ni frenará sus recortes

  • El presidente evita cualquier autocrítica sobre su gestión en la primera mitad de la legislatura y mantiene que era "imprescindible".
  • En los dos próximos años, el Ejecutivo se centrará en la ref

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Gobierno ha dado esta mañana una entrevista en Radio Nacional que ha supuesto en sí misma todo un acontecimiento, pues hace meses que Mariano Rajoy no concede entrevistas a medios nacionales y las últimas que dio, hace también bastante tiempo, se las hicieron en medios internacionales.

La entrevista, centrada en el ámbito económico, no aportó grandes novedades, aunque sí ha servido para confirmar que el Gobierno centrará la mitad de la legislatura que le queda por gestionar en la reforma fiscal exigida por la Comisión Europea al Ejecutivo y que debe estar lista el año que viene. Con todo, es probable que la cacareada rebaja de impuestos, que el Ejecutivo viene anunciando desde hace meses, no se produzca hasta 2015, precisamente, el año en que confluyen las elecciones municipales, autonómicas y generales.

Así, Rajoy ha asegurado que el IVA seguirá como está "al menos, a corto plazo", aunque el presidente ha manifestado su deseo de bajar el IRPF, que subió en 2011 -a la semana de llegar a La Moncloa- junto a uno de los mayores incrementos de impuestos de la democracia, y que prometió que volvería a bajar en 2014. Hoy no ha podido asegurarlo, pues ha reconocido que es Bruselas quien tiene la última palabra.

A pesar de mostrar su convencimiento de que se han asentado las bases para la recuperación -incluso para la creación de empleo-, el jefe del Ejecutivo ha admitido que podría haber "nuevos ajustes si fuera necesario", aunque en ningún caso, ha garantizado, serían del "nivel de los que ha habido hasta ahora", sin especificar, sin embargo, qué considera él recortes "importantes" y los que no lo son. Eso sí, Rajoy se ha mostrado "convencido" -y a pesar de que sus propias previsiones indican lo contrario- de que la cifra de paro será en 2015 menor que la que encontró en 2011.

A pesar de las voces que, desde su propio partido, claman por que el presidente haga una profunda crisis de Gobierno e, incluso, de la cúpula del PP, Rajoy ha manifestado su deseo de dejar todo como está hasta el final. "No tengo intención de remodelar el Gobierno antes de Navidad y, sin puedo, en toda la legislatura", ha respondido a RNE. Con todo, ha admitido que, en el caso de que algún ministro fuera en las listas europeas para las elecciones de 2014, tendría que cambiar "a un ministro".

Rajoy ha defendido al cuestionado ministro de Educación, José Ignacio Wert, que ha sido "muy valiente" y "ha cumplido el programa electoral" y hasta a la alcaldesa de Madrid, Ana Botella ("Una magnífica alcaldesa", ha dicho en dos ocasiones), aunque tampoco ha confirmado si la regidora será cabeza de lista en las municipales de 2015. "No estamos con las listas", ha zanjado Rajoy para poner freno a las especulaciones. También en este sentido, ha querido zanjar los comentarios sobre su relación con el expresidente José María Aznar: "Tengo una magnífica relación con el señor Aznar y la seguiré teniendo", ha asegurado, aun siendo consciente de que "la leyenda [sobre su distanciamiento] seguirá".

El presidente del Gobierno ha reconocido que las cosas "pudieron hacerse mejor" cuando se imputó al extesorero del PP en la 'trama Gürtel' en 2009, aunque ha resaltado que "de los errores se aprende", y las "informaciones" de las que dispuso ese año no instaban a hacer más de lo que hizo: cesarlo como responsable de finanzas y que abandonase su escaño como senador. Ni aludió ni se le preguntó por la defensa cerrada que el partido y él mismo hicieron de Luis Bárcenas, por los sms en los que Rajoy pedía a éste que 'resistiera' ni por el elevado sueldo que el PP pagó a Bárcenas hasta este mismo año.

El jefe del Ejecutivo se defendió asegurando que él compareció "hasta cinco horas" en el Parlamento dando explicaciones sobre este asunto y recordando que su Gobierno ha tomado medidas contra la corrupción para que un caso como éste "no vuelva a ocurrir". Rajoy, que ni ha mencionado la posibilidad de que se consideren responsabilidades políticas de los dirigentes implicados en presunta financiación ilegal, ha zanjado el tema recurriendo al argumentario del PP: "Este tema está en sede judicial".

Sobre las reivindicaciones de algunos dirigentes conservadores para que se reforme la ley de huelga, como las de la alcaldesa de Madrid, tras la reciente huelga de limpieza, Rajoy ha anunciado que se "está estudiando" una "ley de servicios mínimos" que condicione aquella y haga "compatible el derecho a la huelga y la libertad de los ciudadanos".

En este sentido, también ha defendido la ley de seguridad ciudadana, cuyo texto irá al Consejo de Ministros mañana viernes o el de la semana que viene. El presidente ha dicho contar con el apoyo de "vecinos y comerciantes" y ha apelado a los países democráticos de nuestro entorno para justificarla: "Sería extraño un país en donde todo el mundo se pueda manifestar sin pedir autorización".

El presidente del Gobierno ha enviado un mensaje al de la Generalitat, Artur Mas, asegurando que ni está dispuesto a que se rompa la "soberanía nacional" ni España será algo diferente a "lo que quieran todos los españoles", descartando, por tanto, cualquier tipo de autorización a una consulta independentista en Catalunya.

Rajoy, que ha apelado al "seny" catalan, ha recordado que su Gobierno está volcado en la salida de la crisis, también en la de Catalunya, y ha pedido a la Generalitat que haga lo mismo, recordando a sus dirigentes que el Estado les ha cedido ya 29.000 millones de euros a la Comunidad Autónomas y más de 6.000 millones para el pago a proveedores.

La doctrina Parot ha tenido también su hueco en la entrevista de RNE, y aunque Rajoy ha insistido en que la decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) que la ha tumbado no le gusta, ha defendido a los jueces españoles, por ejemplo, de la Audiencia Nacional frente a las furibundas críticas que están recibiendo de algunas asociaciones de víctimas o de los sectores más ultras de su partido. "No puede ser que ahora se cargue contra los jueces, vienen obligados por una sentencia europea y son los mismos jueces que persiguieron y condenaron a los terroristas", ha advertido.

Rajoy también ha anunciado una reunión con el presidente de EEUU, Barack Obama, para "el primer semestre" de 2014; ha negado que haya una decisión tomada sobre la ley antitabaco para que el proyecto de casinos y ocio Eurovegas pueda instalarse en la Comunidad de Madrid (condición imprescindible para el magnate promotor Sheldon Adelson), aunque sobre su conocido vicio de fumar puros ha informado de que lleva "un mes entero y siete días sin hacerlo".