Público
Público

Rebeldes yemeníes aseguran haber derribado un avión de combate yemení

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los rebeldes chiíes del norte de Yemen han asegurado hoy haber derribado un avión de combate yemení que sobrevolaba la provincia septentrional de Saada, bastión de los insurgentes.

Sin embargo, fuentes militares yemeníes desmintieron esta información y han subrayaron que incidente se debió a problemas técnicos.

Según fuentes "hutíes", como se conoce a este movimiento rebelde yemení, el avión fue derribado en la comarca de Razih en el oeste oriental de Saada, fronteriza con Arabia Saudí.

Por su parte, el oficial yemení Ascar Zail precisó a Efe que el aparato se estrelló debido a problemas técnicos, y agregó que el piloto había saltado en paracaídas y había caído "en una zona segura".

Este anuncio se produce pocas horas después de que las fuerzas rebeldes denunciaran un nuevo bombardeo de aviones saudíes contra sus posiciones en suelo yemení en las comarcas de Shada, Al Hasama y al Malahit, todas en Saada.

Ayer, fuentes oficiales confirmaron desde Riad que su país está realizando operaciones en su frontera sur con Yemen, sin precisar si la aviación había sobrevolado territorio del país vecino.

Los pasados jueves y viernes, los hutíes, nombre con el que se conoce a este movimiento fundado por Husein Al Huti, padre del actual líder, Abdel Malik, denunciaron varias incursiones saudíes de la misma naturaleza en esta región montañosa de difícil acceso, adonde los periodistas tienen prohibido desplazarse.

Por su parte, las autoridades saudíes también han denunciado esta semana varias incursiones armadas "hutíes" en su territorio que terminaron con la muerte de un guardia fronterizo saudí y con al menos otros 15 heridos.

Los rebeldes "hutíes" mantienen unos enfrentamientos intermitentes con el régimen yemení desde 2004, que se agudizaron el 11 de agosto pasado, cuando el Ejército yemení lanzó una ofensiva contra los reductos insurgentes en Saada.

Los hutíes pertenecen a la rama chií de los zaidíes, que representan el 30 por ciento de los 25 millones de habitantes que pueblan Yemen y la mayoría vive en las provincias de Saada y Omrán.

El gobierno yemení acusaba al fundador del movimiento, Husein al Huti, que murió en septiembre de 2004 durante el primer alzamiento, la supuesta intención de crear un reino similar al del líder chií Hamid al Din, depuesto en septiembre de 1962.