Publicado: 17.06.2014 07:34 |Actualizado: 17.06.2014 07:34

La red yihadista envió nueve terroristas a Irak y Siria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La red yihadista Brigada Al Andalus desmantelada estes lunes por agentes de la Comisaría General de Información del Cuerpo Nacional de Policía, dentro de la Operación Gala, había enviado a nueve combatientes desde España y Marruecos para que se integraran en las filas de las milicinas en Irak y Siria. En concreto, tenía conexiones con grupos de otros siete países.

El grupo, uno de los principales suministradores de terroristas de la organización Estado Islámico en Irak y Levante (ISIL), había conseguido constituir una estructura propia a la que sus integrantes denominaban Brigada Al Andalus, manteniendo conexiones con grupos en Francia, Bélgica, Marruecos, Túnez, Egipto, Turquía y Siria, según ha informado el Ministerio del Interior. El grupo había incrementado considerablemente sus actividades en las últimas fechas, por lo que los investigadores la consideraban una grave amenaza para la seguridad nacional. Sin embargo, fuentes de la lucha antiterrorista han precisado no tenía planes para un atentado inminente.

En total, se han producido nueve detenciones y se han realizado once registros domiciliarios en Madrid y Ávila. En dichos registros no se han hallado armas, aunque sí abundante documentación que será analizada por los expertos. Esta operación policial ha estado dirigida y supervisada por el Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional.

Líder carismático

Interior ha valorado el "importante golpe" dado a este entramado -"supone una ruptura en el flujo constante de milicianos dispuestos a formar parte de esta Yihad"- liderado por Lahcen Ikassrien, de nacionalidad marroquí y nacido en Alhucemas en 1967. Partidario de la tesis salafista-yihadista y referente en el entorno de la comunidad de fieles, era un líder carismático que ejercía un férreo control y disciplina.

Ikassrien adoctrinaría, asesoraría y orientaría sobre los procedimientos a seguir en las zonas de Yihad Ikassrien adoctrinaría, asesoraría y orientaría sobre los procedimientos a seguir en las zonas de Yihad, dada su experiencia en tal cometido tras su paso por Afganistán. Durante su fase de incursión en esta zona de conflicto, fue detenido y trasladado a la prisión de la base militar de Guantánamo.

Los otros ocho detenidos son Mohamed Khalouk Darouani, de nacionalidad española y nacido en Larache (Marruecos) en 1981; Abdeslam El Haddouti, de nacionalidad marroquí y nacido en Tetuán (Marruecos) en 1979; Nabil Benazzou Benhaddou, de nacionalidad española y nacido en Casablanca (Marruecos) en 1972; César Raúl Rodríguez, de nacionalidad argentina y nacido en Santiago del Estero (Argentina) en 1989; Mohamed Boukhalef, de nacionalidad marroquí y nacido en Tetuán (Marruecos) en 1984; Oialae Chergui, de nacionalidad marroquí y nacido en Asilah (Marruecos) en 1988; Younes Zayyad, de nacionalidad marroquí y nacido en Marrakech (Marruecos) en 1984; y Deniz Ibryam Redzheb de nacionalidad búlgara y nacido en Rusa (Bulgaria) en 1979.

Fuentes de la lucha antiterrorista han destacado el nivel de profesionalidad, radicalismo y experiencia de los integrantes de esta célula terrorista. Además, han valorado el hecho de que se encontraran en Madrid como un salto cualitativo en su labor criminal. En este sentido, han destacado que los nueve detenidos tienen un perfil más radical que el resto de detenidos en las otras tres operaciones policiales contra células de captación y envío de voluntarios realizadas desde el año pasado en Ceuta y Melilla.

El desmantelamiento del grupo se ha llevado a cabo tras constatarse un incrementado "de manera significativa de la peligrosidad" de la célula terrorista, convirtiéndose en una "grave amenaza para la seguridad nacional". Las investigaciones más recientes pusieron de manifiesto el hecho de que esta red estaba desarrollando una agresiva campaña de captación, incorporando de forma continuada nuevos miembros. La investigación continúa abierta y todas las actuaciones están declaradas secretas.

Hermano de un huido del 11-M

Otro miembro a destacar de este núcleo radical es Ismail Afalah, hermano de Mohamed Afalah, huido tras los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid. Sus funciones en el entramado serían esencialmente operativas. Las investigaciones realizadas han podido determinar que en la actualidad se encontraría como combatiente en algún lugar de Siria o Irak.

La red estaba desarrollando una agresiva campaña de captación, incorporando de forma continuada nuevos miembros

Los responsables y dinamizadores de esta célula mantenían una exhaustiva inspección sobre sus integrantes, ejerciendo una tutela constante y directa, que comprendía desde su "bienestar" corporal hasta su estado mental, con controles sobre su asistencia a entrenamientos físicos, a las reuniones de adoctrinamiento y a su adiestramiento operativo, consistente en el manejo de armas. Todo ello con el único fin de que llegado el momento de la selección de los futuros "combatientes", éstos estuvieran en plenas condiciones físicas y mentales y no vacilaran en su compromiso de unirse a la Yihad.

Base en Ávila

En lo que se refiere al registro efectuado en la provincia de Ávila, el Ministerio del Interior ha destacado que se trata de una finca rústica en la que se encuentra una vivienda que era utilizada como punto de reunión de la célula yihadista. Allí desarrollaban una serie de actividades, todas ellas encaminadas a mantener la radicalización y la cohesión del grupo y a perfeccionar su entrenamiento operativo, centrándose en el entrenamiento físico de alta intensidad, han señalado las fuentes consultadas. Estas reuniones tenían un alto grado de seguridad y solo eran conocidas por los miembros más comprometidos y entregados a la lucha yihadista.

En la mañana del lunes agetnes de la Guardia Civil detenían en Huelva por un delito de terrorismo al presunto yihadista cuyas siglas corresponden a K.J.C.L., nacido en Marruecos, con nacionalidad angoleña. Esta acusado de difundir mensajes en un foro yihadista de Internet en los recurría de manera frecuente y obsesiva a la reivindicación de la reconquista de Al Andalus y enviaba mensajes para el reclutamiento de radicales y conseguir financiación. Esta operación no está relacionada con la llevada a cabo en Madrid por la Policía Nacional.

K.J.C.L. era un destacado usuario del foro yihadista Jamia Hafsa Urdu Forum (JHUF), un foro en continua proyección ascendente, en el que se ha observado un constante aumento en el número de hilos de discusión y mensajes publicados, y que cuenta además con un número de seguidores que supera ya los 2.500, según ha informado Interior en un comunicado. Esta operación no está relacionada con la llevada a cabo hoy en Madrid por la Policía Nacional.

La actividad de este foro está centrada en la difusión de propaganda yihadista principalmente relacionada con los talibanes afganos, el TTP paquistaní, el IMU (Grupo terrorista afincado y reconocido en Uzbequistán) y otros grupos que operan en Afganistán y las áreas tribales paquistaníes. Por ello, el foro no está circunscrito al árabe como los habituales foros yihadistas, sino que también utiliza el inglés y el urdú, idiomas utilizados principalmente por los usuarios del foro.