Público
Público

Reembolso de tecnologías médicas sin probar impulsan su uso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Frederik Joelving

La falta de pruebas sólidasno impediría que los médicos usen nuevas tecnologías, siempre ycuando puedan obtener un reembolso, según investigadores.

El equipo halló que, luego de que el Congreso de EstadosUnidos obligara a Medicare cubrir el uso de un dispositivodigital para detectar el cáncer mamario, los proveedores deservicios de salud rápidamente lo aceptaron pese a que noexistían pruebas de que su uso beneficiara a las pacientes.

La instalación de la llamada detección asistida porcomputadora cuesta más de 100.000 dólares, según los autoresdel estudio, que fue publicado en Archives of InternalMedicine.

"Eso demuestra un problema mayor que existe en nuestrasociedad y es la facilidad con que las nuevas tecnologíasllegan a la práctica médica sin pruebas de su seguridad", dijoa Reuters Health el doctor Joshua J. Fenton, líder delestudio.

"No hay pruebas de que la detección asistida porcomputadora disminuya la mortalidad por cáncer de mama",agregó.

Según datos de Medicare, el equipo de Fenton, de laUniversity of California, en Davis, observó que, en el 2001,los médicos usaban esa herramienta en menos del 5 por ciento delas mamografías de control. Dos años después, ese porcentaje sehabía quintuplicado.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, eninglés) aprobó su aplicación en 1998 y estudios pequeñosdemostraron que sería levemente superior en la identificaciónde los tumores que las mamografías tradicionales, aunque conuna gran cantidad de falsos positivos.

Según los datos de esos estudios, si se controlaran a100.000 mujeres, la detección asistida por computadoraidentificaría 50 casos extras de cáncer mamario y más de 1.000falsos positivos.

De ese total, 80 pasarían a biopsias innecesarias y unacantidad desconocida de mujeres sufrirían ansiedad ydepresión.

"Existe mucha literatura que describe cómo se sienten lasmujeres cuando se les dice que el estudio es anormal", dijo ladoctora Karla Kerlikowske, de la University of California, enSan Francisco, que no participó del nuevo estudio.

Según los datos disponibles, Kerlikowske dijo que noexisten pruebas de que la técnica digital sea más efectiva quelas mamografías más económicas.

Los resultados, añadió, demuestran cómo la tecnologíaavanza sobre la medicina, algo similar a lo que ocurrió con elPap.

En 1996, la FDA aprobó el uso de un test más costoso, quesería más sensible y reemplazaría al tradicional. Pero el añopasado, un ensayo clínico demostró que el nuevo test nosuperaba a su antecesor en la detección de las célulasanormales en el cuello uterino.

"Nos enamoramos de la nueva tecnología", dijo Kerlikowske."Si no, ¡miren lo que pasa con el iPhone!", exclamó.

Pero en el caso de la detección asistida por computadora,Fenton dijo que esa pasión es impulsada por los fabricantes,como R2 Technology Inc., en California, que trabajó duro paraobtener la cobertura de Medicare.

Luego de la aprobación de la ley, los reembolsos de lasmamografías de control diagnóstico pasaron de 86 a 106dólares.

Si bien el nuevo estudio no prueba que la decisión deMedicare fuera el único factor que influyó en el aumento de lapopularidad del método, para Fenton tuvo un papel muyimportante.

"Esa cobertura fue un objetivo clave de la industria",dijo. "El reembolso fue el principal plan de marketing",opinó.

Si bien el Congreso no cuenta con un panel asesor paratomar decisiones científicas y recomendaciones, Fenton dijo queel Gobierno de Barack Obama ya habló sobre la necesidad deconvocarlo.

Hasta que eso suceda, "las mujeres tienen que comprenderque más no es necesariamente mejor", concluyó.

FUENTE: Archives of Internal Medicine, 14 de junio del2010.