Público
Público

La reforma de Berlusconi podría anular el 50% de los procesos

Los magistrados italianos denuncian que acortar los plazos de los enjuiciamientos y adelantar su prescripción beneficia al premier

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Asociación Nacional de Magistrados de Italia (ANM) advirtió hoy de que, con la aprobación de la reforma de la Justicia que promueve el Gobierno para acortar los plazos de los enjuiciamientos y adelantar su prescripción, pueden llegar a cancelarse más de la mitad de los procesos en curso.

En una nota divulgada hoy en Roma, el presidente de la ANM, Luca Palamara, junto al secretario nacional del sindicato de los magistrados, Giuseppe Cascini, muestran su oposición a esta reforma que mañana empieza a estudiarse en el Senado, y que podría beneficiar al primer ministro, Silvio Berlusconi, para anular sus causas pendientes con la Justicia.

Según los magistrados, en ciudades como Roma, Bolonia, o Turín, de aprobarse la ley, serían anulados más del 50% de los procesos judiciales, mientras que en Florencia, Nápoles, o Palermo, esta cifra se situaría entre el 20 y el 30%.

'Aquí están los números que el ministro (de Justicia, Angelino Alfano) cree que la ANM no posee. Aunque se tratan de primeros datos comunicados por las oficinas judiciales, han sido calculados sobre una muestra particularmente significativa y representativa, porque vienen de tribunales de grandes ciudades', reza la nota.

'Lo que no es posible es imaginar que los jueces y los fiscales, pero también los órganos de policía judicial, puedan continuar desarrollando serenamente y con empeño su trabajo, sabiendo que la mitad de su actividad se esfumará ciertamente dentro de la primera instancia de juicio', prosigue.

Esta cifra dada por los magistrados contrasta con el 1 por ciento de procesos suspendidos a la que se refirió hace unos días Alfano, principal promotor de esta norma, que muchos interpretan como una nueva intentona para evitar que Berlusconi pase por los tribunales tras la anulación de la ley de inmunidad por el Tribunal Constitucional.

La reforma de la Justicia contempla que los procesos de personas sin antecedentes penales no puedan durar más de seis años así como la imposición de un límite de dos años en la celebración de los juicios de primer grado, otros dos en los de apelación, y dos más ante el Tribunal Supremo, fechas que anularían los que tienen a Berlusconi como imputado.

El propio Alfano contestó este lunes, instantes después de divulgarse el comunicado del ANM, a las cifras facilitadas por los magistrados e instó a estos a que las clarifiquen, pues él está en total desacuerdo.