Público
Público

La remodelada fundación Tàpies abrirá sus puertas en el primer trimestre de 2010

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La remodelada Fundación Antoni Tàpies volverá a abrir sus puertas durante el primer trimestre de 2010 con una exposición de obra reciente del artista y una vez acaben las obras que se han acometido para adaptar el modernista edificio de Lluís Domènech i Muntaner a la normativa actual de seguridad.

La directora adjunta de la institución, Laurence Rassel, ha recordado hoy en rueda de prensa que el edificio está cerrado desde enero de 2008, después de que una inspección de los Bomberos de Barcelona pusiera de manifiesto que no cumplía las normativas de seguridad y evacuación, a la vez que no estaba adecuado a las necesidades de las personas con movilidad reducida.

Si en un primer momento se apostó sólo por solucionar estas contingencias, al final, y gracias al acuerdo entre administraciones y la Fundación, se aprobó llevar a cabo una remodelación más amplia, que está ejecutando el estudio de arquitectura Ábalos-Sentkiewicz, con una inversión de 8.274.935 euros.

El arquitecto Iñaki Ábalos ha explicado este mediodía que existía "una necesidad perentoria" de adecuar las instalaciones a las normativas actuales, lo que se ha aprovechado, asimismo, para recuperar el carácter industrial original del espacio y para ganar unos 376 metros cuadrados para oficinas (en dos plantas de nueva construcción) y para liberar otros 230 metros cuadrados de la planta superior, que se destinarán a programas educativos y a archivo.

Además, se han mejorado los accesos, se han abierto algunas ventanas que estaban tapiadas, con lo que se ganará luminosidad, y se han rescatado algunos de los acabados originales industriales.

Las columnas interiores se han recubierto de material ignífugo, se han reforzado todos los pilares del edificio y está previsto pavimentar toda la Fundación, excepto el sótano, con madera.

Por otra parte, el auditorio tendrá una capacidad para un centenar de personas, habrá una pequeña terraza-jardín y un pabellón en la parte trasera.

Preguntada Rassel sobre si estos cambios arquitectónicos comportarán, también, un nuevo rumbo para la Fundación, ha indicado que "más que cambiar, lo que haremos es reforzar los espacios de trabajo o de documentación, adaptarnos al potencial de las nuevas tecnologías y mostrar cómo trabajamos".

Sobre la exposición inaugural de principios de 2010, Rassel, que será su comisaria, ha avanzado que servirá para mostrar obra nueva de Tàpies -que sigue trabajando en su estudio a sus 85 años- así como piezas de otros artistas que tendrán relación con la tesis que defiende el pintor en el libro "El arte y sus lugares".

En cuanto a la financiación de las obras, los responsables de esta institución han dado a conocer que el Ayuntamiento ha aportado 3,8 millones de euros; la Generalitat, unos 4,4 millones; la Fundación, unos 792.000 euros y el Ministerio de Cultura, 225.000 euros.

Por otra parte, han hecho público que el Patronato -en el que participan el Ayuntamiento y la Generalitat- ha iniciado un proceso de trabajo para elaborar un contrato programa que establezca las líneas de desarrollo y crecimiento para los próximos años.

El conseller de Cultura, Joan Manuel Tresserras, ha valorado muy positivamente el proyecto del estudio de Ábalos, en un lugar "que es una joya patrimonial por sí misma, que acumula temporalidad y significados".

Para el delegado de Cultura del Ayuntamiento, Jordi Martí, la reforma permitirá recuperar la arquitectura original de Domènech i Muntaner y "pondrá en solfa la posibilidad de la Tàpies de desplegar todas las actuaciones previstas, tanto expositivas como de investigación o laboratorio".