Público
Público

Reparación de ligamento mejora la funcionalidad de la rodilla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La reparación de una lesióncomún del ligamento de la rodilla mejora la funcionalidad de laarticulación durante los 15 años siguientes, indicó unestudio.

Las lesiones del ligamento cruzado anterior (LCA), que uneel hueso del muslo con la tibia, son comunes en los jóvenes. Eltratamiento incluye la reparación del ligamento, aunque enalgunos casos, la fisioterapia intensiva para reforzar yestabilizar la rodilla sería suficiente.

El equipo de la doctora Britt Elin Olestad, del HospitalUlleval de la Universidad de Oslo, en Noruega, investigó lafunción de la rodilla en el largo plazo y la aparición deosteoartritis en 221 pacientes, de 15 a 50 años, tratados conuna reparación del LCA entre 1990 y 1997.

Para eso, los expertos evaluaron a los pacientes a los seismeses y uno, dos y 10 o 15 años después de la cirugía.

La función de la rodilla mejoró en el tiempo, según todoslos test realizados para evaluar factores como la estabilidad,la fuerza y el dolor en la rodilla.

Los pacientes con otras lesiones en la articulación, comodesgarros en el cartílago entre el hueso del muslo y la tibia aambos lados de la rodilla, mejoraron tanto como los pacientescon problemas en el LCA únicamente.

El 30 por ciento de los pacientes mantuvo alguna disfunciónen la rodilla.

Según las radiografías, el 80 por ciento de los pacientescon lesiones combinadas desarrolló osteoartritis de rodilla,comparado con el 62 por ciento de los pacientes con lesionesdel LCA solamente.

Las diferencias en la posibilidad de tener síntomas deartritis en la rodilla, como dolor e inflamación -un 46 porciento de los pacientes con lesiones combinadas y 32 por cientocon lesión del LCA únicamente- no fueron estadísticamentesignificativas.

"El estudio demostró que la mayoría de las personas conlesiones aisladas o combinadas recuperan una función buena,aunque no normal, durante más de 10 años después de lareconstrucción del LCA", concluyó el equipo.

FUENTE: American Journal of Sports Medicine, online 16 deagosto del 2010