Público
Público

Repsol inicia la batalla legal contra Sacyr y Pemex

La petrolera pide al regulador que intervenga para impedir que Del Rivero gane más poder

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Comienza la batalla jurídica de la petrolera Repsol YPF para tratar de impedir que su primer accionista, la constructora Sacyr, gane más poder en el accionariado de la empresa gracias a un pacto con la petrolera mexicana Pemex. Ayer, Repsol presentó un escrito ante la Comisión Nacional de la Energía (CNE) en el que pide al regulador que se dirija a Pemex para que la petrolera mexicana solicite una autorización a su acuerdo de sindicar (agrupar) sus acciones en Repsol y las que tiene Sacyr, confirmaron fuentes de la petrolera española.

El argumento se basa en que Repsol quiere defender la seguridad jurídica de sus actividades reguladas y estratégicas, según las citadas fuentes. Traducido, significa que persigue, entre otras cosas, proteger su inversión en Gas Natural Fenosa, en la que tiene el 31%. Los detractores de que Sacyr y Pemex controlen desde el viernes el 29% de Repsol y quieran hacer un cambio en el rumbo de la compañía señalan que en sus intenciones estaría vender activos de la petrolera española. Los defensores de la operación señalan que desde Repsol 'se está intentando politizar esta operación'.

Además, otro argumento es que Pemex es una empresa extracomunitaria y la denominada Función 14 de la CNE, que se cambió en la Ley de Economía Sostenible, impone que estas compañías extranjeras tienen que pedir autorización al regulador para controlar más del 20% en grupos energéticos nacionales. Ahora, la CNE tiene tres meses para decidir.

La batalla no ha hecho más que empezar y Repsol va a hacer uso de todas sus armas. La posibilidad de que haya una denuncia ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores por la compra de Pemex el viernes del 4,6% de Repsol podría ser el siguiente paso.

El presidente de la petrolera española, Antonio Brufau, está en el foco de la batalla por el poder ya que Sacyr y Pemex quieren que haya un presidente y un consejero delegado, lo que supondría la salida de Brufau.