Publicado: 01.10.2014 10:02 |Actualizado: 01.10.2014 10:02

Rescatan al espeleólogo español atrapado en una cueva peruana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El espeleólogo español Cecilio López-Tercero ha sido ingresado en un hospital de Lima después de que este martes fuera rescatado tras permanecer doce días sin ver la luz atrapado en una cueva de difícil acceso en Perú y en condiciones extremas, según ha informado la Federación Madrileña de Espeleología.

El rescate se confirmó a las 20.48 horas en España (14.48 horas en Perú), después de que López-Tercero fuera elevado a la superficie desde una profundidad de 150 metros en Leimebamba, donde ha permanecido los doce días sin ver la luz. Un helicóptero lo ha evacuado desde la selva de Chachapoyas a la capital de Perú.

El espeleólogo ha sido examinado en el hospital de Lima y la conclusión es que tiene fracturada la vértebra lumbar L3, provocada al caer el pasado 18 de septiembre dentro de la cueva, según fuentes de la Federación Madrileña de Espeleología. Necesitará un reposo de 12 semanas.

Un centenar de personas ha participado en el rescate, entre ellas 58 espeleólogos  españoles especializados en rescates que se han desplazado hasta el país andino, y más de 40 militares, policías y bomberos peruanos, así como espeleólogos de Perú.

Al ser rescatado, Cecilio López-Tecero expresó su agradecimiento a Perú y a los voluntarios, al tiempo que declaraba a una televisión local:  "Lo peor fueron los primeros dias, sin nadie que me apoyara, con muchos dolores y sin comida". El médico tardó dos días en llegar a él, para examinarlo.

López-Tercero avanzaba hace 12 días en un descubrimiento arqueológico prehispánico que había realizado en 2010 cuando resbaló y cayó desde cinco metros de altura. Quedó herido en la espalda, con grandes dolores, atrapado a 400 metros de profundidad en una cueva con 100% de humedad y barro.

En Perú no había especialistas en espeleosocorrismo para rescatarlo, aunque desde el primer momento pusieron todos los medios disponibles para auxiliarlo, pero no se podía extraerlo con vida sin apoyo de espeleólogos especializados.

Por ello, 58 espeleólogos especializados en rescate viajaron desde España, financiándose el viaje de sus propios bolsillos y pidiendo tiempo libre en sus trabajos.

Todos han trabajado por turnos y a contrarreloj en unas condiciones extremas.

El Gobierno español se negó a aportar dinero para el rescate, ni a adelantarlo. Tampoco aportó algún especialista en coordinación internacional de emergencias o en logística que se requiere para un despliegue de esta envergadura en plena selva, con constante lluvia, sin agua potable, sin comida cercana y a 3.000 metros de altura. Aportó el trabajo del Consultado general en Perú, que se volcó en apoyar a los voluntarios que acudieron en auxilio.

El Ejecutivo se cerró en banda, a pesar de que López-Tercero es el coordinador de espeleosocorristas de Madrid y  ha entrenado para el rescate a miembros de la Unidad Militar de Emergencias, lo que provocó una cadena de protestas en las redes sociales y una manifestación ante el ministerio de Exteriores, en Madrid, con la asistencia de la familia del espeleólogo atrapado.

En la primera expedición partió una médico y tres enfermeros, que son los que han atendido a López Tercero en las profundidades de la cueva, inyectándole morfínicos con los que afrontar el dolor, hidratándolo y protegiéndolo de la humedad.

El segundo turno que llegó consiguió subir a herido 100 metros, para dejarlo en un 'vivac' a 300 metros de profundidad que los voluntarios contruyeron con el fin de tenerlo protegido de las condiciones extremas y mientras se preparaba la cueva con poleas, tirolinas y deslizadores para poder transportar la camilla y extraerlo de la superficie, con la ayuda de nuevos voluntarios.

El equipo de rescate diseñó una salida escalonada para un entorno complejo, con abruptas rocas y una humedad del 100%, a través de tres pozos profundos.

El coste del rescate ha superado los 100.000 euros sólo en vuelos, manutención de las 100 personas involucradas en el salvamento y material médico y técnico. Los  espeleógos españoles  han  aportado dinero de su propio bolsillo, y han recibido la ayuda de aportaciones voluntarias (llevan recaudados 50.000 euros), y 18.000 euros adelantados por la aseguradora.

El Club Geoda, del que López Tercero es miembro, calcula que los gastos podrían alcanzar los 250.000 euros, por lo que mantienen las iniciativas de 'crowfunding' que abrieron y a las que se han sumado aportaciones voluntarias de todo el mundo.

Ahora comienza a recogerse el despliegue de medios en la boca de la sima, mientras los voluntarios han comenzado a buscar vuelos para el regreso.

La Federación Madrileña de Espeleología informa desde su blog de todos los pormenores del rescate: http://rescateintimachay.blogspot.com.es/

El espeleólogo español se accidentó mientras formaba parte de la segunda expedición a un yacimiento arqueológico del que es co-descubridor y situado en la cueva de Inti Machay (Cueva del Sol), en el amazonas peruano. Este cementerio abismal prehispánico pertenece a la cultura de los Chachapoya, y los descubrió junto a Agustín Rodríguez Teso, espeleólogo y cura de la Cañada Real, quien se ha ocupado de forma voluntaria de la coordinación del rescate.