Público
Público

¿Rodeado siempre de amigos? Se debe a tus genes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

¿Eres una persona sumamente sociable o prefieres mantenerte al margen en tu grupo de amigos? De cualquier forma, tus genes y evolución pueden tener un papel clave, según investigadores estadounidenses.

Aunque no resultaría sorprendente que los genes ayuden a explicar por qué algunas personas tienen muchos amigos y otras pocos, los investigadores señalaron que sus hallazgos van un poco más allá.

"Algunas de las cosas que descubrimos son realmente extrañas", dijo Nicholas Christakis, de la Harvard University en Massachusetts, quien ayudó a realizar el estudio.

"Hemos concluido que el modo en que alguien se conecta con sus amigos depende de sus genes", indicó en una entrevista telefónica. "Algunas personas tienen cuatro amigos que se conocen entre ellos y otras tienen cuatro amigos que no se conocen entre sí. (Por ejemplo) Que Dick y Harry se conozcan entre ellos depende de los genes de Tom".

Christakis y su colega James Fowler, de la University of California en San Diego, son conocidos por sus estudios, en los que demuestran que la obesidad, el tabaquismo y la felicidad se expanden en redes.

Para esta investigación, ambos expertos y Christopher Dawes emplearon información nacional que comparaba a más de 1.000 mellizos y gemelos.

Debido a que los mellizos comparten el ambiente, los estudios en los que participan son buenos para mostrar el impacto que tiene la genética en varios temas, dado que los gemelos comparten todos sus genes, mientras que los mellizos sólo la mitad.

"Hemos visto que parece ser una tendencia genética presentar a los amigos unos a otros", dijo Christakis.

Podría haber buenas razones evolutivas para esto. Las personas en medio de una red social tendrían conocimiento de chismes útiles, como dónde está la buena comida y las mejores opciones de inversión, pero también correrían el riesgo de contraer gérmenes de todos lados, y allí la ventaja residiría en una conducta social más cautelosa, escribió el equipo el lunes en Proceedings of the National Academy of Sciences.

"Puede que la selección natural actúe no sólo en cosas como si podemos o no resistir un resfriado, sino además en con quién entraremos en contacto", indicó Fowler en un comunicado.