Público
Público

Rubalcaba conoce de primera mano la caída de la inmigración ilegal en Senegal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro español del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, visitó hoy la treintena de efectivos de la Policía y la Guardia Civil desplegados en Senegal en la lucha contra la inmigración ilegal, que en el último año ha descendido hasta reducirse casi a cero en este país.

Pérez Rubalcaba, que ha viajado a Senegal para participar mañana, lunes, en la Conferencia Ministerial para la armonización de la lucha contra el tráfico ilícito de estupefacientes en África Occidental, ha podido contemplar las tres embarcaciones de las que dispone la Guardia Civil para patrullar las costas senegalesas.

El titular de Interior ha conversado con las tripulaciones de las dos patrulleras y del buque de altura de la Guardia Civil, así como con los pilotos del helicóptero de la Policía Nacional que también opera en la zona en el control de la inmigración irregular.

Rubalcaba ha podido conocer de primera mano el trabajo de los policías y guardias civiles españoles, que le han relatado que en los últimos meses no han detectado ningún cayuco rumbo a España, lo que pone de manifiesto la eficacia de la lucha contra la inmigración ilegal desde este país de África Occidental.

De hecho, durante 2009 no llegó a Canarias ninguna embarcación procedente de Senegal, frente a los más de 20.000 inmigrantes de este país que arribaron a las islas en 2006.

Tras visitar las patrulleras españolas en el puerto de Dakar, Rubalcaba se ha desplazado hasta el Palacio Presidencial donde ha mantenido un encuentro con el presidente de Senegal, Abdoulaye Wade, con quien ha intercambiado impresiones sobre la situación de la inmigración y la lucha contra el narcotráfico en la región.

Precisamente, el ministro del Interior analizará mañana con los gobiernos de África Occidental y Francia las nuevas rutas de la droga, que utiliza, cada vez con más frecuencia, vías africanas hacia Europa para eludir los controles fronterizos.

De hecho, se estima que casi un tercio de la cocaína de origen americano que llega a Europa ha pasado antes por África Occidental, aprovechando la fragilidad de los Estados de la región, y gracias a la connivencia de grupos tribales o incluso grupos terroristas como Al Qaeda que controlan amplias regiones allá donde no llegan los gobiernos de la zona.

La ONU ya ha alertado del grave efecto desestabilizador que supone la presencia creciente de las redes del narcotráfico en algunos de estos países africanos que, tras décadas de conflictos y violencia, carecen de instituciones sólidas con las que hacerles frente.