Público
Público

Ryuichi Sakamoto despliega su frágil universo sonoro en Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ryuichi Sakamoto ha llenado esta noche el Teatro Circo Price de Madrid de los frágiles sonidos que han hecho de este artista japonés uno de los compositores más respetados del mundo, creador de un universo sonoro cuya belleza parece salvar al mundo de todos sus dramas.

Era el primero de los seis conciertos que Sakamoto (1952, Nakano, Japón) ofrecerá en España dentro de la primera gira en solitario que realiza por Europa en los últimos diez años.

Un viaje al que le han empujado sus dos nuevos discos, "Out of noise", un álbum nuevo que reúne doce piezas de piano que ha definido como "mantras" y "Playing the piano", un trabajo en el que hace "autoversiones" de algunas de sus más famosas bandas sonoras.

Pero, en esta ocasión, fueron imágenes sencillas, abstractas y, a veces acompañadas de textos, las que, desde una pantalla, acompañaron la música de este compositor durante las casi dos horas que ha durado el concierto, media más de lo previsto ya que el músico tuvo que salir a tocar más temas hasta tres veces después de despedirse.

No podía faltar esta noche entre los admiradores de Sakamoto el cineasta Pedro Almodóvar, para quien compuso la banda sonora de "Tacones lejanos". Ambos tuvieron tiempo, tras el concierto, de reunirse unos minutos, conversar, hacerse alguna foto y brindar con cava.

Pero antes, Ryuichi Sakamoto ha desplegado todo su lenguaje sonoro en un concierto que ha abierto con temas de "Out of noise" como "Glacier", en el que alude a una de sus mayores preocupaciones, el cambio climático, "Hibari" o "Composition0919" y una versión de "To Stranford", de Kotringo.

Y tras este inicio más electrónico, el compositor ha desnudado de artificios tecnológicos el sonido de su piano y ha interpretado unas quince piezas más seleccionadas de entre las más de cincuenta partituras con las que sube al escenario y que ha escogido de forma improvisada, porque a este músico que parece tocar el piano con gestos de tai-chi le aburre tocar siempre lo mismo.

Piezas de bandas sonoras como "Feliz Navidad Mr. Lawrence", "El último emperador", "El cielo protector" o "Femme Fatale" se han hilvanado en este concierto con el que Sakamoto ha participado en el Festival de Otoño de Madrid.

Una ciudad en la que ha tenido tiempo para hacer una visita privada al Museo del Prado y que ahora abandonará en un autobús de dos plantas y equipado con camas hacia Santiago de Compostela, donde tiene su próxima cita el día 13 y desde donde viajará a Girona (el día 15), San Sebastián (el 17), Cartagena (el 19) y Jaén (el 20).

Viajar en un transporte colectivo es una de la medidas ecológicas que Ryuichi Sakamoto ha tomado en esta gira, cuyo impacto medioambiental trata de minimizar utilizando solo materiales biodegradables, reciclando basura, reduciendo el material promocional o compensando las emisiones comprando créditos de carbono a empresas que invierten en energía alternativas. Una gira limpia para una música cristalina.