Publicado: 07.01.2014 16:12 |Actualizado: 07.01.2014 16:12

Sacerdotes vascos se suman a la marcha por los presos del sábado

Tres asociaciones de víctimas piden prohibir la manifestación mientras el PP la lleva a la Fiscalía de la Audiencia Nacional por si fuera constitutiva de delito

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La manifestación por los derechos de los presos vascos y el fin de la dispersión convocada para este sábado por la red ciudadana Tantaz Tanta (gota a gota, en euskera) está causando una gran controversia. Mientras cada vez más sectores de la sociedad civil vasca se suman a la reivindicación, el PP y las víctimas, siguiendo la línea de los últimos meses, endurece su discurso y carga contra cualquier iniciativa política proveniente del mundo abertzale, pese a que sus intenciones manifiestas sean seguir dando pasos hacia el fin definitivo de la violencia en Euskadi.

Las Comunidades Cristianas Populares, el colectivo Herria 2000 Eliza y la Coordinadora de Sacerdotes de Euskal Herria han anunciado hoy su adhesión a la movilización a favor de los derechos humanos de los presos. Portavoces de las plataformas se concentrarán mañana en Vitoria y leerán un manifiesto de apoyo a la marca de Bilbao en el que piden a la sociedad, y en especial a los obispos y al conjunto de la Iglesia vasca, su implicación a favor de la justicia, la libertad, la convivencia y la paz política y social.

Félix Placer, religioso y miembro activo de la Coordinadora de Sacerdotes de Euskal Herria, ha explicado que el objetivo final de su adhesión a la marcha por los derechos de los presos es "apoyar la normalización y resolución del conflicto en todas sus dimensiones y fases". Los tres colectivos que se adhieren a la manifestación del sábado están formados por religiosos y cristianos de base que en anteriores casos también se han posicionado a favor de los derechos de los presos.

Mientras, las tres principales asociaciones de víctimas del terrorismo (Dignidad y Justicia, AVT y APAVT) han pedido prohibir la movilización. En un escrito presentado hoy en la Audiencia Nacional, la APAVT, como Dignidad y Justicia y la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), cree que en la protesta podría producirse un delito de enaltecimiento del terrorismo, tipificado en el artículo 578 del Código Penal y penado con uno a dos años de prisión.

En este sentido, la APAVT considera que la movilización tiene la "única finalidad" de "rendir un acto de homenaje y de exaltación al curriculum delictivo de todos los presos de ETA" y que, aunque la actividad covocada puede no ser ilegal, en ella subyace la idea de "ensalzar a quienes han sido condenados por pertenecer o colaborar con ETA". Asimismo, la organización ha criticado el vídeo con el que Tantaz tanta promueve la movilización por el fin de la dispersión al considerar que su "escenografía pacífica" contrasta con las "actitudes hostiles" que sufrieron las víctimas del terrorismo cuando recorrieron algunos municipios del País Vasco el día de los Santos Inocentes.

El delegado del Gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo, ha informado hoy a la Fiscalía de la Audiencia Nacional de la manifestación por si fueran constitutivos de delito. Así, ha remitido al fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, una comunicación en la que le advierte de que el colectivo Tantaz Tanta ha "asumido el papel de la desarticulada plataforma de apoyo a los presos, Herrira", y ha organizado "una gran jornada" en defensa de estos reclusos "y contra la política de dispersión del Gobierno".

Este colectivo anunció que ese día se han programado diversas actividades lúdicas y conciertos, pero el acto principal tendrá lugar a partir de las 17.30 horas, cuando los asistentes, a quienes se les repartirá unos carteles con forma de "gotas", conformarán "dos grandes olas" que saldrán de La Casilla y del Ayuntamiento de Bilbao para convertirse en un "mar" una hora después. Para Urquijo, los promotores de este acto "no contentos con la manifestación anual" -que suelen organizar- y "envalentonados por la tolerancia con la que se están moviendo, han incorporado una jornada festiva además de reivindicativa".

Por ello, advierte de que estará "vigilante para que, si finalmente se celebra, esta afrenta a la dignidad de las víctimas no quede impune". "La petición de libertad para los asesinos no es algo neutro. Es un acto que degrada moralmente a quien lo realiza y desde luego nunca puede tener el carácter festivo que se pretende". Ha recalcado en un comunicado que "el final del relato ya está escrito: la democracia ha vencido a los terroristas" y ha advertido de que los poderes públicos no van a permitir "los intentos por manipular o adulterar ese relato".