Público
Público

Saleh sufrió quemaduras en el 40% del cuerpo en el ataque del viernes

Según la 'CNN' el presidente yemení también tiene un pulmón encharcado, lo que pone en duda su vuelta al país. Los rebeldes aseguran haberse hecho con el control de Taez, la segunda ciudad de Yemen

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El estado de salud del presidente de Yemen, Alí Abdalá Saleh, es peor de lo que su Gobierno quiso desvelar el pasado viernes tras el ataque contra su residencia en Saná por militantes de un grupo tribal.

El madaterio yenemí sufrió quemaduras en el 40% de su cuerpo y se le encharcó un pulmón, por lo que se pone en duda que pueda regresar próximamente al país. Esta es la versión de varios funcionarios de EEUU citados por la cadena CNN, que habrían tenido acceso al parte médico de Saleh.

Según el canal de televisión, los problemas en el pulmón están causados por una esquirla que se le incrustó en el pecho en una de las explosiones, lo que le ha provocado una herida de siete centímetros de profundidad.

Saleh abandonó Yemen el pasado lunes y fue acogido en Arabia Saudí para tratar sus heridas. El presidente cedió los poderes de manera temporal al vicepresidente, Abderabu Mansur Hadi, lo que fue aprovechado por la oposición para exigir al mandatario que no vuelva.

Ayer,el líder tribal Sadek al Ahmar, cabecilla del ataque del viernes, ofreció una tregua de 24 horas, que esta noche se rompió en el sur del país con 15 muertos durante enfrentamientos. Por su parte, la agencia France Presse asegura que Taez, la segunda ciudad del país, ya está en manos de los rebeldes.

La CNN cree que los saudíes forzarán a Saleh a que presente su dimisión Según la CNN es posible que las autoridades saudíes traten ahora de presionar a Saleh para que no regrese a Saná y presente su dimisión a cambio de la inmunidad diplomática que le había prometido el Consejo de Cooperación del Golfo.

Aunque la televisión estatal yemení, según recoge la agencia EFE, aseguró que el presidente volverá en cuanto esté recuperado.

El país vive inmerso en un escenario de guerra civil que vivió graves episodios de violencia la semana pasada. Las autoridades españolas han decidido repatriar a todos los diplomáticos y trabajadores que estaban en el país por precaución.