Público
Público

Sánchez Llibre y sus allegados refuerzan su control sobre el club

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El mapa accionarial del Espanyol ha dado un vuelco espectacular después de la decisión del máximo accionista del club catalán, José Manuel Lara Bosch, de vender su paquete accionarial a un grupo liderado por Ramón Condal, actual consejero adjunto a la presidencia del Espanyol.

Condal y su grupo, formado por varios integrantes del actual consejo de administración del Espanyol, han adquirido más del 20% de las acciones del club por unos 3,5 millones de euros. Lara Bosch pese a quedarse un reducido número de participaciones, pierde su condición de máximo accionista.

En el último mes, el presidente del Espanyol, Daniel Sánchez Llibre, y el Grupo Planeta, presidido por José Manuel Lara Bosch, han mantenido tres reuniones para intentar acercar posturas y consensuar el futuro del club. Después del tercer encuentro, Lara Bosch tomó la decisión definitiva de vender las acciones.

El más beneficiado de esta operación es Sánchez Llibre. A Lara Bosch siempre se le ha considerado el principal rival del actual presidente si bien, tal como apuntó el editor ayer en la rueda de prensa, apenas ha hecho oposición en los últimos años.

Lara Bosch, a quien los socios y aficionados siempre han criticado su escasa implicación en el Espanyol, ha sido la cabeza visible de una familia muy vinculada al club catalán. Su padre, José Manuel, y su hermano, Fernando, participaron más activamente en la vida de la entidad. La familia Lara ha sido un referente histórico en el club catalán.

Sin embargo, los papeles han cambiado en los últimos años. Sánchez Llibre fortaleció su posición en la última ampliación de capital de 2005 y redujo notablemente las diferencias con el Grupo Planeta. Además, en los últimos años se ha hecho con numerosas acciones de amigos y personas afines.

Asimismo, muchos de sus allegados o integrantes del actual consejo de administración actuaron en una dirección similar. En los últimas juntas de accionistas, el número de acciones que controlaba Sánchez Llibre y sus personas de confianza era notablemente superior al de Lara Bosch.

Después de la venta, el actual consejo de administración controlar un paquete accionarial cercano al 50% y su posición se ve seriamente fortalecida. Sin olvidar que la mayoría de pequeños y medianos accionistas, que se reparten más del 40% de las acciones, casi siempre han aprobado la gestión de Sánchez Llibre.

El único grupo disidente es 'Espanyol 3.0', la plataforma opositora que nació en el verano de 2004 pero que ha perdido un poco de presencia, ha sufrido un desgaste importante ante la opinión pública.

Poco a poco, el actual presidente ha ido desgastando a sus oponentes. Sánchez Llibre siempre ha contado con el apoyo de la masa por su carácter cercano y este aspecto ha sido fundamental. Ningún otro posible candidato a la presidencia ha recibido el mismo calor humano que el actual dirigente blanquiazul.

En la disputa que ha existido en los últimos años por hacerse con el poder del Espanyol Sánchez Llibre ha sido el más fuerte. Claudio Biern, 'Espanyol 3.0' y, finalmente, Lara Bosch han sucumbido.

Asimismo, el actual presidente reflexionará profundamente sobre su futuro. En sus últimas declaraciones ha insistido en que en la próxima junta de accionistas -prevista para octubre o noviembre- hará pública su decisión.

La desaparición de Lara Bosch como principal accionista supone un cambio importante en el concepto de club. El editor a pesar de no implicarse, aportaba el equilibrio necesario en cualquier sociedad. Ahora, sin embargo, se ha roto totalmente. Sánchez Llibre y sus allegados son los vencedores.