Público
Público

Sarkozy se da más tiempo para la reforma de las pensiones

Los sindicatos amenazan con movilizaciones si no hay negociación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Nicolas Sarkozy anunció ayer a los sindicatos, reunidos en una cumbre social en el palacio del Elíseo, que renuncia a la muy temida reforma 'por la fuerza' del sistema de jubilaciones francés. Y señaló que dará tiempo a la 'concertación' para alcanzar antes de otoño próximo un acuerdo sobre un proyecto de ley.

Desmintiendo a altos cargos de su Gobierno, que en los últimos días filtraron la posibilidad de una ley de recorte de pensiones en pleno verano, Sarkozy dijo que 'ha llegado el momento de tomar decisiones, pero expreso mi deseo de que se reserve un tiempo para el diálogo y el debate'. 'A principios de septiembre, el Gobierno asumirá sus responsabilidades y presentará un texto, con lo que el problema de la perennidad de nuestro régimen de jubilaciones será solucionado en otoño. Tengo el deber de salvar nuestros regímenes de jubilación', agregó.

Con el anuncio contemporizador, Sarkozy se daba por aludido tras el aldabonazo sindical de hace una semana. Seis de las ocho principales centrales anunciaron que estaban dispuestas a movilizar a los trabajadores si se escamoteaba 'un verdadero debate' y si se les 'encerraba en un calendario'. No obstante, el repliegue del presidente es puramente táctico en un asunto que sabe explosivo por propia experiencia: en otoño de 2007, nada más llegar al poder, se topó con una huelga de ferroviarios por los llamados regímenes especiales de jubilación, que le obligó a hacer numerosas concesiones.

Al dar a entender que no intentará legislar en pleno verano (algo que Sarkozy hace con frecuencia), el presidente se da un respiro. Así podrá dejar pasar las próximas elecciones regionales de marzo sin tocar el tema de las jubilaciones.

Ese paréntesis tiene, para Sarkozy, un inconveniente. Le obliga a esperar la publicación del próximo informe del organismo oficial independiente del Consejo de Orientación de Jubilaciones (COR), que, según varias filtraciones, insistirá en la necesidad de más financiación para las pensiones. Uno de los miembros del COR, el representante del sindicato CGT, Jean-Christophe Le Duigou, ha señalado que faltan unos 15.000 millones de euros al año para equilibrar el conjunto del sistema público de pensiones, la mitad de los cuales no entran en las cajas a causa de la crisis y el paro.

Los sindicatos, que anoche se reunieron para definir sus próximas acciones, defienden la necesidad de encontrar fuentes de financiación para las pensiones suprimiendo exoneraciones de cotizaciones patronales, elevando salarios, creando empleo e 'introduciendo fórmulas de justicia fiscal'.

El Partido Socialista subrayó que los anuncios de Sarkozy son 'una cortina de humo' para ocultar sus planes durante la campaña electoral e imponer decisiones durante el verano.