Público
Público

Sarkozy encargó una ducha de 245.000 euros que no usó

La presidencia francesa de la UE fue la segunda más cara de la historia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al mismo tiempo que proclamaba 'la refundación del capitalismo' y el 'fin de los excesos' de los banqueros, Nicolas Sarkozy no reparó en gastos durante su presidencia de la Unión Europea. Un informe que el Tribunal de Cuentas remitió al Senado francés cifra en 175 millones de euros el coste total del mandato europeo de Sarkozy, durante el segundo semestre del año pasado. La presidencia francesa de la UE, la segunda más cara de la historia, se caracterizó por la multiplicación de cumbres y la proyección internacional como figura política de un hiperactivo Sarkozy.

El diputado socialista René Dosière acusó al presidente de la República de gastarse 245.000 euros en una ducha durante las obras de reacondicionamiento del Gran Palacio de Bellas Artes de la capital francesa, donde en julio se celebró una cumbre de la Unión por el Mediterráneo.

Nueve diputados de su nueva coalición le negaron el voto a la canciller

La cumbre, de tres días, costó, según el Tribunal de Cuentas, más de 16 millones de euros. La polémica ducha, denuncia la oposición, nunca fue utilizada. Frederic Le-febvre, portavoz del partido político de Sarkozy, se apresuró ayer a desmentir la acusación, asegurando que los 245.000 euros se emplearon en remodelar ocho habitaciones y baños que sí que fueron usados por jefes de Gobierno.

Sin embargo, la UMP no desmintió ningún dato del informe del Tribunal de Cuentas, que cifra en 5.367 euros por persona el importe del cubierto y preparativos en una cena de gala durante la misma cumbre. Otras, como la reunión informal de ministros de Defensa, en Avignon, costó el doble de lo previsto: 4.200.000 euros, contando la decoración para un tren de alta velocidad que costó 716.000 euros.

La presidencia de la UE suele costar entre 70 y 80 millones de euros a cada país. Con ese dinero se cubre desde la organización de cumbres y reuniones técnicas a la comida de los periodistas en los grandes acontecimientos. Sólo Alemania, en el primer semestre de 2007, superó el gasto francés, con 180 millones de euros. El Gobierno español calcula que el coste de su presidencia, en el primer semestre de 2009, ascenderá a 90 millones de euros.