Público
Público

Sarkozy reintegra a Francia al seno militar de la OTAN

El presidente francés anuncia que aspira a "codirigir" la Alianza junto a EEUU, tras 43 años de ausencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Nicolás Sarkozy ha confirmado su intención de reintegrar plenamente a Francia en la estructura militar de la OTAN , abandonada hace 43 años, y trató de 'mentirosos' a quienes ven un riesgo para la independencia de su país. Más bien al contrario, el presidente aseguró que, con la reintegración, Francia acabará por 'codirigir la Alianza' junto con Estados Unidos.

El jefe de Estado francés aprovechó un coloquio en la Escuela Militar de París para desplegar su argumentación favorable al reingreso en el Comité de Planes de Defensa de la OTAN. Una decisión que será debatida la semana que viene en la Asamblea Nacional francesa, con la oposición del bloque de la izquierda, parte del centro y unos 40 miembros de la mayoría.

De entrada, Sarkozy colocó su decisión bajo el signo de la 'familia occidental', en un largo discurso en el que no faltaron elogios hasta para Felipe González. Francia, dijo, es 'una democracia occidental' y 'nuestros aliados y amigos son, ante todo, la familia occidental', por lo que, según el presidente, 'saber dónde está tu familia y lograr que tu familia no dude de ti' es condición de la seguridad.

Con esa frase, Sarkozy intentaba acallar las críticas de los ex primeros ministros conservadores Dominique de Villepin y Alain Juppé, y del ex canciller Hubert Védrine, voces que han denunciado los riesgos de abandonar, en el contexto actual, la posición llamada un pie dentro, un pie fuera de la OTAN. Esa situación evita hoy a Francia el riesgo de ser vista como una pieza más del enfrentamiento Norte-Sur, después de haberle permitido, desde 1966, escapar a la polarización Este-Oeste.

También descartó de un manotazo Sarkozy el riesgo de que el alineamiento de Francia con la OTAN acabe de matar cualquier intento de construcción de una defensa europea autónoma.

París había sido el principal motor de esos proyectos de autonomía estratégica europea, especialmente desde el pacto franco-británico de Saint-Maló, en 1998. Pese a que nunca se obtuvo el resultado esperado de una auténtica comandancia europea autónoma, ni de una Fuerza de Reacción Rápida con capacidades propias de proyección a larga distancia, la llama del proyecto seguía viva por voluntad de Francia, pese a la oposición de Estados Unidos.

Ahora, para Sarkozy, si hubo un fracaso 'lentitud', en sus palabras de los proyectos de autonomía europea, 'es falso que fuera a causa' del Reino Unido, sino que el frenazo se debía a 'las reticencias que despertaba la ambiciónfrancesa'.

Garantías de EEUU

Con ese planteamiento, Sarkozy consideró que la solución para una defensa europea llegará con la aprobación del proyecto de Tratado de Lisboa y con las garantías que le dieron a él personalmente 'tanto George Bush como Barack Obama'.

Las piezas así colocadas en su análisis permitieron al presidente afirmar que 'una vez dentro de las estructuras militares de la OTAN, tendremos todo el lugar que nos corresponde en las comandancias'. E incluso, zanjó, 'Francia debe codirigir' la Alianza.

Ciertas versiones de la prensa internacional afirmaron días atrás que Francia ha obtenido de EEUU la jefatura de la comandancia de Norfolk, encargada de la reflexión estratégica sobre el futuro de la OTAN, y de la base de Lisboa, orientada al Atlántico. Pero Sarkozy no aludió a las contrapartidas que podría haber obtenido. Sin la obtención de la comandancia Europa, una vieja aspiración de Jacquès Chirac, la jefatura de esas dos bases sería 'dos limosnas', según el diputado derechista francés Nicolas Dupont-Aignan.

Años llevaba Nicolas Sarkozy esperando medirse con la histórica figura de Charles de Gaulle y ayer empezaron los festejos. Negó que esté “traicionando” al general que simbolizó la independencia de Francia respecto a Estados Unidos y, al mismo tiempo, cuestionó la mayoría de sus orientaciones.

En plena guerra fría, a partir de 1966, De Gaulle sacó a Francia de la estructura militar de la OTAN, expulsó a las comandancias norteamericanas de su territorio y quitó más de diez bases aeroterrestres de EEUU con sus tropas. Lo hizo, tanto para garantizar el desarrollo autónomo de la fuerza nuclear francesa, como para salir de la “subordinación” en el choque Este-Oeste y permitir el modelo económico francés, con un Estado fuerte.

Para el 60º aniversario. Sarkozy hará oficial el regreso de Francia al Comité de Planes de Defensa en la cumbre del 60º aniversario de la OTAN, a primeros de abril. No ingresará en el Comité de Planes Nucleares. Al Comité Militar, ya había vuelto progresivamente durante los años noventa.