Público
Público

Saura se declara "reacio" a ver sus películas "para no volver al pasado"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Carlos Saura (Huesca, 1932) ha vuelto a recordar hoy en Segovia muchos de los paisajes de algunas de sus películas más conocidas, como "La prima Angélica", "Cría cuervos" o "El jardín de las delicias", pero confiesa que es reacio a verlas de nuevo, "quizá para no volver al pasado".

Orgulloso de recibir un homenaje en una tierra donde ha hecho mucho de su cine, tanto en la capital como en la provincia segoviana, uno de los directores más destacados del cine español lleva tan a rajatabla lo de olvidarse del pasado que no recordaba la fecha del rodaje de "La prima Angélica", en 1973.

Tranquilo, con buen aspecto y todo el año que viene cerrado en cuanto a trabajo, a punto de salir a Roma para realizar las mezclas del drama musical "Io don Giovanni", su última película, Saura se muestra satisfecho del número de películas que ha realizado: más de cuarenta, "lo que no está nada mal", subraya.

Y cada una tiene su historia, reconoce en una entrevista concedida a EFE, "son paralelas a mi vida, cada una se hizo en un momento y tiene un sentido, es verdad que no me gusta verlas quizá porque pienso que no están a la altura de las circunstancias".

También es que no le apetece volver al pasado o porque, insiste, "tengo otros proyectos para el presente".

Pero Saura no sólo dirige películas, sino que llena su tiempo haciendo fotografías, dibujos, escribiendo: "De repente cojo mi furgoneta, echo dos cámaras y me vengo a fotografiar estos paisajes maravillosos de Segovia, que conozco a la perfección".

Es posible que Luis Buñuel sea su ídolo, aunque no le guste emplear el término y prefiera hablar de él con respeto: "Aparte de gran amigo, ha marcado una época".

En el texto de la presentación del homenaje, el crítico Alberto Luchini dice que es un director que ha ido a contracorriente, lo que Saura no comparte cariñosamente pero sí que reconoce que "he ido a mi bola, he tenido la suerte y la perseverancia también de hacer aquellas películas que quería".

"Unas son mejores que otras, como en la vida, no siempre se acierta, pero siempre he tratado de hacer temas que me interesaban en cada momento, es lo que marca mi filmografía", explica Saura.

De esta forma, como le gustan tantas cosas diferentes, según reconoce, ha hecho musicales, cine dedicado a personajes fundamentales en su vida, desde Goya a San Juan de la Cruz o Lope de Aguirre, hasta la ficción.

Son tres bloques, explica: el cine musical, el ensayo de personajes que me interesan y el cine de ficción con argumento que a veces se cruzan porque hay ficción con baile como "Tango", "Bodas de sangre" o "Carmen".

También hay puro musical como "Flamenco", "Sevillanas", "Salomé", "Iberia" o "Fados".

No falta en la conversación la situación del cine español, tema que Saura ataja enseguida preguntándose: "¿Cuándo ha estado bien el cine español?".

Y lo matiza: "Cuando empecé a hacer cine era imposible, cuando hice 'Los golfos', no había ninguna puerta abierta, o 'La caza', ahora puedo tener más libertad y posibilidades".

La Muestra de Cine Europeo de Segovia (Muces) le ha rendido un homenaje y ha recibido una pieza histórica como recuerdo, en agradecimiento a su aportación al cine.

Antes de saltar al escenario habla de que el homenaje es un orgullo, aparte de estar junto a compañeros y amigos como los actores Juan Diego, Carlos Hipólito, Manuel Zarzo, Charo López, Dafne Fernández y su esposa Eulalia Ramón.

También se han sumado las bailarinas Cristina Hoyos y Aida Gómez y los directores José Luis Borau y Jaime Chávarri, quien le enseñó las tierras segovianas junto con la productora de Elías Querejeta, cuando Víctor Erice rodó "El espíritu de la colmena".