Público
Público

Seguidores de Musaví convocan a los iraníes a participar en un sermón de Rafsanyani

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los seguidores del líder opositor Mir Husein Musaví han convocado "a todos los iraníes" a participar en el sermón del viernes en Teherán, que pronunciará mañana el ayatolá Ali Akbar Hashemi Rafsanyani, considerado el principal respaldo del candidato derrotado en las pasadas elecciones presidenciales.

En un mensaje divulgado hoy por correo electrónico, el llamado "movimiento verde" llama a "todos los iraníes, musulmanes o no musulmanes, vecinos de Teherán o de cualquier otra ciudad" a acudir de forma masiva al sermón, en el que se prevé la participación del propio Musaví y del ex presidente Mohamed Jatamí.

"No importa lo que se diga en el mismo, lo importante es que Musaví ha anunciado a través de un comunicado su asistencia", dice el texto.

El sermón debe ser pronunciado por el ex presidente Rafsanyani, uno de los imames no permanentes del sermón de Teherán y que no ha comparecido en las cuatro últimas semanas en ese acto, desde la celebración de las elecciones presidenciales del pasado 12 de junio.

Tras esa prédica, que termina normalmente a las 14.00 hora local (09.30 GMT), está prevista una manifestación pacífica hacia la plaza de Azadi.

"Los que no quieran participar en el sermón, que se vayan a pasar esas horas en el parque de Lale o las zonas verdes del bulevar de Keshavarz para poder acudir luego a la manifestación", añade el texto.

Los convocantes advierten de que el régimen puede intentar hacer propaganda a su propio favor si "intenta cambiar al imam del sermón en los últimos instantes" y sugieren que, en ese caso, "los 'verdes' deben abandonar el lugar de inmediato y comenzar su manifestación".

El movimiento verde surgió tras las elecciones presidenciales del pasado 12 de junio en Irán en apoyo al reformista Musaví, quien denunció como fraudulentos los comicios que daban como ganador al actual presidente, el ultraconservador Mahmud Ahmadineyad.

Un día después de los comicios, cuando el Ministerio iraní de Interior anunció los resultados, miles de personas salieron a las calles de varias ciudades del país para protestar.

Esas protestas, que duraron varios días, fueron reprimidas brutalmente por la policía y las fuerzas de los Basij (milicia islámica) con un saldo oficial de unos veinte muertos, centenares de heridos y miles de detenidos.

La represión se endureció a partir de 19 de junio, cuando el líder supremo iraní, el ayatolá Ali Jamenei, prohibió, durante el sermón de aquel viernes, cualquier manifestación y advirtió a quien convocaba las protestas (Musaví) de que sería el culpable del baño de sangre.

Al día siguiente, el 20 de junio, varios manifestantes murieron en una marcha en Teherán, entre ellos Neda Agha Soltan, de 27 años, alcanzada por una bala en el corazón en la calle.

Las imágenes de su muerte fueron grabadas con un teléfono móvil y difundidas posteriormente por todo el mundo a través de internet, lo que convirtió a Neda en un símbolo de las revueltas.

Los verdes han convocado también una manifestación general en todo Irán el próximo 30 de julio para conmemorar el trigésimo día desde la muerte de Neda.

Los convocantes han pedido asimismo a la gente que enchufe de forma simultánea todos los electrodomésticos de alto consumo a las 21.00 hora local (17.30 GMT), cuando comienza el boletín de noticias más importante del día en la televisión pública iraní, a fin de provocar un corte de luz y mostrar a las autoridades su protesta.