Publicado: 16.06.2014 00:00 |Actualizado: 16.06.2014 00:00

Semana de control, miedo y tolerancia cero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Desde que comenzó la crisis económica, y arreciaron el 15-M, las mareas de protestas y las réplicas de este terremoto social, la zona del Congreso de los Diputados se ha convertido en un símbolo: la sede de la soberanía popular está desde entonces vallada, fuertemente vigilada por la policía. Y allí donde hace unos años se entendía que había protestas ante la sede de los representantes del pueblo, ahora el Gobierno llega a interpretarlas ante los tribunales como delitos contra las altas instituciones del Estado, penados con hasta cinco años de cárcel.

Felipe VI será proclamado esta semana rey en este contexto de criminalización de la protesta social, tras una abdicación ‘exprés' de su padre -tramitada saltándose el Senado incluso su reglamento-, y con un 90% de apoyos del Parlamento frente a la división entre españoles que arrojan las encuestas sobre el debate monarquía/república y que se traslada hasta en las sobremesas de amigos.

El nuevo rey se estrena el 19 de junio con un vallado aún mayor si cabe de la zona del Congreso de los Diputados. Se cerrará el espacio aéreo de Madrid durante la proclamación y el recorrido en coche, para evitar ataques con cohetes, aviones o drones; habrá francotiradores en los tejados; especialistas en ciberataques; vigilancia especial de redes y suministros de agua y energía; desactivadores de explosivos; los perros policía olfatearán toda la zona; los agentes de subsuelo recorrerán kilómetros de túneles para sellar toda alcantarilla...

En Interior han dado la orden de ‘tolerancia cero' ante las protestas que se puedan producir. Así, desplegará 2.000 agentes antidisturbios de la Unidad de Intervención Policial (UIP), que se han hecho llegar de toda España para proteger la zona. Los comerciantes están siendo entrevistados estos días por la policía, para recordarles que el 19-J serán controlados; hay quien se plantea cerrar la tienda durante la ceremonia, no en vano serán seres humanos situados en grandes cuadrantes de seguridad limitados por vallas, de los que no se podrán mover mientras pase la comitiva oficial.

Habrá franco-tiradores en los tejados; especia-listas en ciber-ataques; vigilancia especial de redes y suministros de agua y energía

¿Prevención o miedo a las protestas? El Ministerio del Interior ha elevado el nivel de alerta terrorista al 3, el nivel inferior al máximo referido a la amenaza inminente. El nivel 3 significa que existe un riesgo de ataque terrorista altamente probable. Pero, a renglón seguido, las fuentes del Ministerio del Interior han reconocido a los medios de comunicación que no hay una amenaza terrorista real. El Ministerio del Interior ha organizado un encuentro de los responsables de los operativos este lunes, a las 10.30, horas en el Centro de Mando (CEMAN), constituido en la sede de la Secretaría de Estado de Seguridad, ubicada en el Paseo de la Castellana, 5.

El CEMAN es el centro coordinador al que llegará todo lo que capten las cámaras de control de la ciudad y los helicópteros, que enviarán imágenes en tiempo real de la zona de vigilancia especial. El sistema de recogida de imágenes es sofisticado y sirve para identificar personas, prevenir ataques y tomar decisiones rápidas en materia de seguridad. También especialistas del Centro Nacional de Inteligencia, el servicio secreto español, estarán en alerta para prevenir ataques de grupos terroristas y controlar las imágenes de personas que se capten. Sólo volaran sobre la ciudad los helicópteros de la Policía y la Guardia Civil, así como un avión de contramedidas electrónicas.

La premisa para el itinerario que realizará Felipe VI es evitar calles estrechas, incluida la calle Mayor que ha sido descartada por seguridad pero también para no evocar el atentado de 1906 durante el recorrido de Alfonso XIII tras su boda con Victoria Eugenia. 

La comitiva partirá desde el Congreso de los Diputados hasta la plaza de Cánovas del Castillo, según Europa Press. Recorrerá el tramo del Paseo del Prado que separa la fuente de Neptuno y la de Cibeles. Una vez allí, enfilará en dirección a la Gran Vía. Previsiblemente, a su llegada a Plaza de España, bordeará la plaza y tomará la calle Bailén para agotar los últimos metros hasta el Palacio Real donde habrá una recepción oficial.

Se cifra en unos 7.000 el número de policías y guardias movilizados en una proclamación para la que se han acreditado 3.000 periodistas.


http://www.quoners.es/debate/estas-a-favor-o-en-contra-de-la-celebracion-de-un-referendum-sobre-la-continuidad-de-la-monarquia-en-espana