Público
Público

Fin de semana decisivo para el mercado laboral

El Gobierno decidirá en las próximas horas la estrategia para reducir las cotizaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno se juega este fin de semana lo que algunos llaman paz social. El lunes hará una propuesta formal a empresarios y sindicatos sobre el posible recorte de cotizaciones a cargo del empleador, que puede llegar a ser hasta de dos puntos de la cuota. La patronal ha llegado a reinvindicar una bajada de cinco puntos, y el Gobierno trabaja contrarreloj para mejorar su oferta inicial de 0,5 puntos.

La clave está en la reestructuración que el Gobierno tendrá que llevar a cabo para sustraer cerca de 7.000 millones anuales a la Seguridad Social, (8.500 en dos años según sus cuentas) sin que ésta entre en déficit. Los técnicos de Trabajo y Economía han logrado arrancar 0,5 puntos de los excedentes de las mutuas de trabajo. Sin embargo, falta lograr una justificación sostenible para la Seguridad Social al resto del desembolso, para que los sindicatos aprueben la oferta.

No está claro que ni siquiera la patronal acepte como buena la rebaja de dos puntos, ya que muchos ven en las ambiguas respuestas de los empresarios una estrategia para ganar tiempo e intentar desestabilizar al Gobierno de Zapatero, de forma que termine accediendo a varias de sus peticiones. Una mayor supervisión del absentismo o la liberalización de las ETT son otros elementos en el debate.

Así, la patronal ha puesto sobre la mesa la rebaja de cinco puntos de las cotizaciones a la Seguridad Social bajo la premisa de que le igualaría a otros países europeos. Lo cierto es que cada país tiene unos niveles de cotización muy diferentes, dependiendo de su sistema de pensiones (público, privado o mixto) y de las contingencias que cubren.

En España, los empresarios pagan un 23,2% del salario del empleado en cotizaciones a la Seguridad Social en este momento. La rebaja de dos puntos, (hasta los 21,2%) llevaría a España a estar por debajo de lo que abonan los empresarios de Francia (casi un 30%), Suecia, Bélgica, Italia y Austria. Este último país es especialmente significativo ya que muchos expertos lo ponen como ejemplo de mercado laboral a imitar. En Austria, donde la última reforma laboral se llevó a cabo tras una larga negociación entre patronal y sindicatos, el empleador abona el 22,5% del salario. Si se bajan a los cinco puntos que reclama la patronal, España ya estaría por debajo de lo que paga Portugal o Grecia, por lo que ya habría perdido el paso de los países de su entorno.