Público
Público

Serbia dice que la economía de un Kosovo independiente es insostenible

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Serbia considera que desde el aspecto económico un Kosovo independiente sería absolutamente insostenible, declaró Nenad Popovic, el jefe de un equipo económico serbio para esa provincia, que prevé declarar la independencia este fin de semana.

Popovic dijo a los medios que "una prueba de ello es que ahora hay en Kosovo un 60 por ciento de desempleados, de los que la mitad son menores de 35 años".

Recordó que las restricciones de electricidad son diarias en todas las zonas de Kosovo y que allí se produce "casi tres veces menos energía eléctrica que hasta 1999".

En ese año terminó la guerra y Serbia dejó de administrar Kosovo y las empresas en esa provincia, poblada por una abrumadora mayoría de albaneses independentistas, que según el plan de paz internacional dejó bajo la administración interina de la ONU y la vigilancia de la OTAN.

Kosovo tiene minas de carbón propias, con yacimientos importantes, y tiene varias centrales termo-eléctricas, que no obstante tienen grandes problemas de funcionamiento.

Popovic indicó también que las fábricas en Kosovo "prácticamente no trabajan" y que debido a la inestabilidad política casi no ha habido inversiones extranjeras al "no ofrecer la seguridad legal a los inversores para su capital ni para la posibilidad de crecimiento económico".

Además, subrayó que en Kosovo son un gran problema la amplia corrupción y el crimen organizado.

Las autoridades albanokosovares se preparan para proclamar la independencia unilateral de Kosovo, posiblemente el próximo domingo o lunes, pese a la rotunda oposición de Serbia, que anulará "los actos ilegales" sobre esa soberanía en el Parlamento.

Serbia ha preparado un "plan de acción", con una serie de medidas que aplicará si los albaneses declaran la independencia unilateral, pero que se guardan como "el máximo secreto estatal" y de las que no se ha filtrado nada hasta el momento.

Lo que se sabe es que serán de carácter político, diplomático y económico, y que serán destinadas ante todo a asegurar a los serbios y otros no albaneses de Kosovo unas condiciones de vidas normales.

Se calcula que los serbios representan un 5 por ciento de unos dos millones de habitantes de Kosovo, centrados en el norte y en varios enclaves aislados del centro y sur.

Se ha conjeturado que las mencionadas medidas podrían ser sanciones económicas a Kosovo y un bloqueo energético, aunque los analistas las consideran poco probables porque se verían afectados también los serbios kosovares y las empresas serbias que venden productos en Kosovo.

El economista Miodrag Zec declaró a la prensa extranjera que sería contraproducente un bloqueo económico porque "no sería objetivo. Si Europa quiere dar la independencia y quiere financiarla y apoyarla, puede realizarlo".

Por otra parte, los albanokosovares son conscientes de que "la independencia tiene su precio" y están dispuestos a pagarla, y para ello han preparado planes para un posible bloqueo por parte de Belgrado.

Desde el interior de Serbia se envían a Kosovo productos diversos, incluidos alimentos.