Público
Público

Siguen las dudas sobre la "lealtad" de Fisher y comienza la batalla legal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La credibilidad y lealtad del presidente del sindicato de jugadores de la NBA, Derek Fisher, han vuelto a ser cuestionadas y esta vez por los propios miembros del comité ejecutivo de la organización que encabeza.

Fisher, que tuvo que salir al paso de los rumores de la posible reunión que mantuvo a espaldas del sindicato con el comisionado de la NBA, David Stern, enviando una carta a todos los afiliados, no fue suficiente y le tocó responder preguntas directas para tratar de aclarar la controversia surgida.

Varias fuentes cercanas a las negociaciones y al sindicato indicaron que dentro de la organización que representa a los jugadores profesionales quieren dejar bien claro el asunto y de momento no se sabe si Fisher ha podido convencer con las explicaciones que ha ofrecido a sus propios compañeros de gestión.

La controversia surgió cuando en la página de internet FoxSports.com apareció el pasado viernes una columna en la que se hablaba de un presunto acuerdo que había negociado Fisher con Stern a espaldas del sindicato.

El rechazo por parte de Fisher a tal versión periodística tanto a través de la carta que escribió como las respuestas dadas a los miembros del comité ejecutivo no impedirán que hoy jueves por la tarde se reúnan en Nueva York para discutir el siguiente paso que van a dar al conflicto del cierre patronal que dura cuatro meses.

El director ejecutivo del sindicato Billy Hunter también envió otra carta a todos los afiliados después que lo hiciese Fisher para defenderlo en cuanto que ambos están en la "misma página" y además explicar a los jugadores el por qué no aceptó la oferta del 50-50 en el reparto de los ingresos que ofrecen los dueños.

Mientras tanto, como se esperaba la NBA ya comenzó a trabajar el aspecto legal del conflicto y un abogado de la liga ha solicitado a un juez federal que ayude a superar el bloqueo que se da en las negociaciones con el sindicato.

La petición del abogado de la NBA Jeffrey Mishkin al juez federal de distrito Paul Gardephe es que considere la legalidad del cierre patronal antes de que los jugadores presuntamente presenten una demanda antimonopolio como hizo el sindicato de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) durante el pasado verano.

Sin embargo, el juez Gardephe ha expresado su poco interés en involucrarse en el problema laboral que se vive dentro de la NBA después que en los argumentos orales escuchase a Mishkin decir que el sindicato utilizará la ley antimonopolio como un "arma cargada" que tendrán puesta sobre la mesa de negociaciones.

Mishkin pidió al juez que rechace la petición del sindicato para demandar a la liga, de tal forma que no puedan amenazar con la ley antimonopolio para ganar en la mesa de negociaciones.

"El sindicato prefiere la incertidumbre que se está dando para luego poder utilizar la demanda antimonopolio", valoró Mishkin sobre el comportamiento de los representantes de los jugadores y reiteró que era como un arma cargada sobre la mesa.

Pero Gardephe rechazó y dejo a un lado el argumento de Mishkin al considerar que posicionarse forma parte del proceso de negociación.

"Si ellos han puesto el arma sobre la mesa, no está claro que esté cargada con balas", valoró el juez. "Los tribunales rechazan las amenazas de litigio en el contexto de un convenio colectivo".

Por su parte, Jeffrey Kessler, el abogado que representa al sindicato, dijo ante el juez que la demanda presentada por la NBA tendría que ser rechazada porque la liga está tratando de involucrar a los tribunales con la mera posibilidad que podría darse un enfrentamiento legal antimonopolio.

Pero Mishkin insistió que debían estar preparados y conseguir que la amenaza de la ley antimonopolio desapareciese de la mesa de negociaciones, además de las intenciones que ya había mostrado el sindicato de pedir su desaparición.

Si llegasen a tomar esa decisión, que de acuerdo a Mishkin ya la tienen incluida en su agenda de pasos a seguir en las negociaciones, entonces como hicieron los jugadores de la NFL, de forma individual, podrían demandar a la NBA por acciones antimonopolio en los tribunales federales, algo que la liga quiere evitar.

El juez Gardephe, como le sucedió al mediador federal George Cohen, consideró que las dos partes hablaban lenguajes diferentes y que ni se ven ni se escuchan cuando se comunican.

"Son como dos barcos que se cruzan en la noche", sentenció el juez Gardephe.