Público
Público

Siria "saluda" la propuesta rusa de entregar su arsenal químico para evitar la "agresión estadounidense"

John Kerry defiende en Londres que "no intervenir en Siria es más peligroso que hacerlo". La ONU insiste en que un bombardeo de Washington incendiará la región

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Siria da la bienvenida a la propuesta de Rusia de poner su arsenal químico bajo control internacional, según ha indicado su ministro de Exteriores, Walid al Mouallem, tras conversaciones en Moscú, al tiempo que ha elogiado al Gobierno ruso por buscar 'evitar la agresión estadounidense'.

Al Mouallem, que ha hablado a la prensa mediante un intérprete, no ha llegado a decir explícitamente que el régimen de Bashar al Assad acepte la propuesta, formulada por Moscú para evitar una intervención militar encabezada por Estados Unidos.

'Manifiesto que la República Árabe Siria da la bienvenida a la iniciativa rusa, motivada por la preocupación de los dirigentes sirios por las vidas de nuestros ciudadanos y la seguridad de nuestro país, y también motivada por nuestra confianza en la sabiduría del liderazgo ruso, que está intentando evitar una agresión estadounidense contra nuestro pueblo', ha aseverado.

'Siria saluda la propuesta motivada por nuestra confianza en la sabiduría del liderazgo ruso'

Estados Unidos estudiará la propuesta rusa encaminada a que Siria entregue su arsenal químico, aseguró hoy una portavoz del departamento de Estado, que, sin embargo, expresó su 'serio escepticismo' respecto a que el régimen sirio cumpla.

En conferencia de prensa, la portavoz adjunta del Departamento, Marie Harf, aseguró que el secretario de Estado, John Kerry, hablaba de manera 'retórica' cuando dijo que Siria podría evitar un ataque si entregaba todo su arsenal de armas químicas. Según la portavoz, Kerry habló de esa posibilidad 'de manera retórica sobre una situación poco probable'.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, anunció hoy lunes que estudia urgir al Consejo de Seguridad que inste a Siria a reunir en lugar seguro las armas químicas y los agentes precursores para su destrucción.

'Estoy estudiando urgir al Consejo de Seguridad que demande el traslado inmediato de las armas químicas sirias y agentes precursores a lugares dentro de Siria donde puedan ser almacenados y destruidos de forma segura', dijo Ban durante una conferencia de prensa. Ban agregó que aún no se tienen los resultados de la misión de expertos que investigó el posible uso de armas químicas el pasado 21 de agosto en la zona de Quta Oriental (en la periferia de Damasco), en la que según la oposición siria murieron unas 1.500 personas.

Si el informe de los expertos confirma el uso de armas químicas 'sería un crimen abominable y la comunidad internacional tendría que hacer algo', declaróBan, quien añadió que enviaría el informe al Consejo de Seguridad y estudia incluir adjunta su propuesta sobre el almacenamiento y destrucción de las armas química sirias.

Rusia pareía decidida a evitar por todos los medios que EEUU ataque Siria y por eso pidió al régimen de Bashar al Asad que entreguara todo su arsenal químico. Ésta era la última propuesta del ministro de Exteriores Serguéi Lavrov, quien se reunió este lunes en Moscú con su homólogo sirio, Wallid Muallem. Las palabras del responsable de la diplomacia rusa respondieron a las afirmaciones del secretario de Estado de EEUU, John Kerry, que en una rueda de prensa en Londres aseguró esta mañana que lo único que frenaría un ataque estadounidense sería que Al Asad cediera su armamento químico. 

'El único modo de frenar el ataque es que entregue las armas químicas en el plazo de una semana, pero no lo va a hacer', dijo Kerry desde Londres tras reunirse con el responsable del Foreign Office, William Hague.

Para Lavrov, 'si el establecimiento del control sobre las armas químicas en Siria ayuda a evitar el ataque, Rusia se sumará inmediatamente a este proceso' para pedir a Damasco que coopere y que proceda 'a la destrucción total de estas armas'. 'No sabemos si lo van a aceptar en Siria, pero nos ponemos inmediatamente a trabajar con Damasco' a fin de convencer al régimen de que acepte la propuesta y coopere con la comunidad internacional, subrayó Lavrov. Antes, en una comparecencia con Wuallem, Rusia abrió las puertas también a convocar una conferencia en Moscú para buscar una salida política al conflicto.

Kerry, sin embargo, volvió a mostrarse firme con la postura bélica ya declarada por el presidente Barack Obama y criticó a quienes comparan la decisión con los prolegómenos y las excusas empleadas por la administración Bush para invadir Irak.  'Entiendo los temores, de ahí que EEUU se haya tomado su tiempo', dijo. '¿Qué sabemos hasta ahora?, que el régimen dio órdenes para preparar el ataque químico. Sabemos de dónde salieron los cohetes y donde cayeron. Todos salieron de zonas controladas por el régimen. Sabemos por las redes sociales que hubo reacciones al ataque inmediatamente después de que cayeran los cohetes. Podemos ver en vídeo lo que pasó', dijo refiriéndose a los documentos publicados este fin de semana por la Casa Blanca. 

Por su parte, el ministro de Exteriores británico, William Hague, dijo que pese a que el Parlamento frenara la intervención militar de Reino Unido, 'todo el mundo sabe cuál es nuestra postura: Impulsar las conversaciones en Ginebra, ofrecer ayuda humanitaria, fortalecer a la oposición moderada y tomar una decisión contundente sobre el uso de armas químicas'.

'Esta terrible situación reclama una acción internacional, pero una respuesta militar o continuar con la provisión de armas puede encender una conflagración regional que resultaría en más muertes y miseria', declaró la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay. Al inaugurar la última sesión del año del Consejo de Derechos Humanos, Pillay advirtió que tras dos años y medio de conflicto 'no hay salidas fáciles ni obvias', excepto una negociación inmediata de 'pasos concretos para poner fin al conflicto'.

'Este no es el momento para que poderosos Estados mantengan sus desacuerdos sobre cómo actuar, o para que los intereses geopolíticos se antepongan a su obligación legal y moral de salvar vidas', enfatizó. Del uso de armas químicas contra civiles del que se acusa a las fuerzas del régimen de Al Asad, señaló que poca duda puede quedar de que efectivamente se utilizaron, aunque 'las circunstancias y responsabilidades quedan por ser clarificadas'.

Recordó que hace dos años, cuando inauguraba una sesión similar del Consejo de Derechos Humanos, daba cuenta de una cifra de 2.600 muertos por los enfrentamientos entre las fuerzas opositoras y el ejército del régimen sirio, mientras que ahora los fallecidos por esta razón superan los 100.000. Aparte están las 4,25 millones de víctimas de esta guerra civil que han sufrido desplazamiento forzado y los dos millones de refugiados en los países vecinos.