Público
Público

Una sola sesión de retroalimentación ayuda a bebedores en riesgo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una sola sesión que le ofreceretroalimentación a los bebedores en riesgo reduce el consumode alcohol, reveló un estudio en Holanda.

El equipo de la doctora Heleen Riper, del InstitutoTrimbos, en Utrecht, revisó 14 estudios sobre esasintervenciones, que incluyeron a un total de 3.682 personas.

Los autores hallaron que por cada 8 participantes, unopodía reducir el consumo de alcohol.

"A pesar de los efectos modestos observados, laretroalimentación personalizada tendría un alto impacto en lasalud de la población, dado el alto porcentaje de bebedores ensituación de riesgo que podrían beneficiarse", escribió elequipo en American Journal of Preventive Medicine.

Una única sesión de retroalimentación personalizada paraesos bebedores incluye el diálogo sobre sus consumos de alcoholy sobre cuánto beben sus pares, en promedio; y proporcionarlesinformación sobre los riesgos de consumir alcohol y medidas deautoayuda para beber menos. Esas intervenciones se puedenofrecer por internet o correo, sin la guía de un terapeuta.

Nueve estudios habían incluido a alumnos secundarios ouniversitarios; cuatro de ellos a miembros de la poblaciónadulta en general y uno a empleados de un mismo lugar detrabajo. Seis se habían hecho por correo y el resto víainternet.

El análisis demostró que ocho personas necesitarían recibirla intervención "para generar un buen resultado clínico",escribió el equipo.

Los resultados son similares a los observados con lasrecomendaciones cara a cara que los médicos de atenciónprimaria les proporcionan a esos pacientes para reducir elconsumo de alcohol.

"Las intervenciones de retroalimentación personalizada víainternet tendrían mejor aceptación entre los bebedores jóvenesy maduros, dado que su discreción aleja los temores de laestigmatización y la violación de la privacidad. Ladisponibilidad constante de esas intervenciones por internetfacilita su utilización", agregaron los autores.

Para el equipo, se necesitan más estudios para determinarsi esas intervenciones son costo efectivas y si ayudarían aresolver trastornos mentales o conductas poco saludables, comolos atracones alimentarios.

FUENTE: American Journal of Preventive Medicine, marzo del2009.