Publicado: 19.11.2013 12:42 |Actualizado: 19.11.2013 12:42

Solbes: "Me arrepiento de haber estado en la segunda legislatura de Zapatero"

El que fuera ministro de Economía entre 2004 y 2009 presenta 'Recuerdos', su libro de memorias en el que hace algo de autocrítica, asume algunos errores al inicio de la crisis y, sobre todo, marca distancias con el presidente Zapa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los recuerdos de Pedro Solbes, ex vicepresidente del Gobierno y ministro de Economía entre 2004 y 2009, sobre el inicio de la crisis difieren sustancialmente de los que durante cinco años fue su jefe, el presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero. El azar —o quizás haya sido el marketing, aunque el exministro lo niega— ha querido que ambos presenten sus libros de memorias con apenas unos días de diferencia. El primero en saltar a la palestra ha sido Solbes. Por tanto, ha sido el primero en golpear: en una rueda de prensa para presentar a los medios su libro 'Recuerdos' (Deusto) , Solbes no ocultó este martes que él y Zapatero tenían ya a finales de 2008 serias diferencias en su percepción de la crisis, diferencias que acabaron con su salida del Gobierno en abril de 2009.

Solbes dio la verdadera magnitud de esas diferencias cuando, de forma contundente y sin lamentarlo, dijo: "Me arrepiento de haber estado en la segunda legislatura de Zapatero y de haberme presentado a a las elecciones de 2008. Acepté ser ministro en 2004 porque me sentía en deuda con el PSOE. Entrar en el Gobierno no formaba parte de mis planes, pero en la primera legislatura se hiceron cosas, sobre todo en el ámbito social y hubo una gestión razonable. La segunda legislatura ya fue distinta".

Pero las diferencias se trocan en polémica cuando Solbes hace alusión a un informe que le envió a Zapatero el 8 de enero de 2009 bajo el título Una estrategia para la recuperación de la economía española.  Solbes advertía al entonces presidente de los efectos de la crisis —que ya se notaban: de hecho Solbes confesó hoy que entonces ya sabían que España estaba abocada a la recesión— y de la necesidad de aplicar recortes y "reformas estructurales" desde ese mismo momento.

Solbes: "Antes de las Navidades de 2008 ya percibía diferencias con Zapatero en nuestros enfoques sobre la crisis"

Ese documento era una especie de ultimátum: Solbes plantea a Zapatero una serie de medidas a tomar, pero le dice al presidente que si no está de acuerdo lo mejor es que él, Solbes, deje el Gobierno. Así lo cuenta: "Antes de las Navidades de 2008 ya percibía diferencias en nuestros enfoques. Fue entonces cuando le dije a Zapatero que le prepararía un documento para después de las fiestas. No era un documento oficial, pero el documento existe". 

La respuesta de Zapatero fue negativa. Solbes dice que no le sorprendió: "El presidente me dijo: 'Pedro, este documento es inaceptable. Lo que propones lleva implícitas dos huelgas generales'. Entonces supe que ya no tenía sentido seguir".

Pero la polémica surge cuatro años después: Zapatero niega la existencia de ese informe, al menos, dice, no figura en ningún registro de entrada de su documentación. Solbes también respondió a eso: "El presidente no lo niega, lo que dice es que no figura en ninguno de sus registros de entrada, que es distinto. Pero el documento existe." Sin embargo, a preguntas de los periodistas, Solbes negó la posibilidad de mostrar ese documento en público: "No lo considero oportuno". Esa fue toda su explicación.

Aunque Solbes insistió en que el libro son sus memorias —"cómo recuerdo yo las cosas"— y que "no es un libro sobre Zapatero ni sobre la crisis", el fantasma del expresidente sobrevoló toda la rueda de prensa.  Solbes hizo algo de autocrítica, asumió algunos errores al inicio de la crisis pero, sobre todo, marcó distancias con Zapatero. Dejo entrever que no sintió el apoyo del presidente en sus cinco años al frente de Economía y que en ese sentido, se sintió más cómodo siendo ministro de Felipe González que de Zapatero."Zapatero prefería ejercer de árbitro entre los ministros, pero yo pienso que en cualquier Gobierno tiene que ser de coalición entre el presidente del Gobierno y su ministro de Economía. Y no fue así".

Las principales discrepancias con Zapatero giraron en torno a las medidas a aplicar para evitar o suavizar la crisis económica que ya se percibía. "En septimbre de 2007 , tras acudir a las reuniones del FMI ya percibía que el ambiente de los mercados financieros internacionales era malo". Ante este escenario Zapatero, asesorado por su oficina económica, cree que lo mejor es combatir la caída de la actividad aumentando el gasto público, ya que por entonces la deuda pública estaba en niveles muy bajos. Solbes ve la cosa de otra manera: "Frente a los que, como el presidente, pensaban que teníamos margen fiscal, yo abogaba por el equilibrio presupuestario". Así  fue como el Gobierno planteó el Plan E de inversión pública a través de los ayuntamientos que "abrió todavía más la brecha" que le separaba del presidente, según cuenta Solbes en su libro.

Ese quizá hubiera sido el momento de irse. No obstante, Solbes pensó que su marcha podría haber sido mal percibida en el contexto internacional en un momento en que las cosas, otoño de 2008, empezaban a ir mal para la economía española.  Por eso aguantó y por eso presentó el controvertido informe a Zapatero en enero de 2009. El resto ya fueron "semanas muy difíciles" hasta que se consumó su salida del Ejecutivo.

"Sabíamos que entraríamos en recesión entre el segundo y el tercer trimestre de 2009, pero preveíamos una recesión en forma de V. Nos equivocamos, no fue así"

Ahora que según él ya no es político, Solbes pudo confesar una cosa cuando pusieron al desnudo una de sus contradicciones: saber que España estaba abocada a la recesión en 2009 y, sin embargo, transmitir mensaje optimistas en los medios de comunicación. "Sabíamos que entraríamos en recesión entre el segundo y el tercer trimestre de 2009, pero preveíamos una recesión en forma de V. Nos equivocamos, no fue así. No calculamos bien el impacto de la quiebra de Lehman Brothers y mi posición fue excesivamenet optimista". 

Pese a ello, Solbes desveló a los periodistas que acudieron a la rueda de prensa uno de los secretos de cómo actúan los políticos: "Claro que incurrí en contradicciones, sobre todo las que surgen de la política, porque una cosa es cómo analizas internamente la realidad y otra cómo la presentas al público". 

¿Y cómo ve las cosas ahora? "Estoy convencido de que hemos tocado fondo y por eso las perspectivas sólo pueden mejorar, aunque soy consciente de que aún perduran las dificultades". Un discurso que recuerda muchísimo al de Luis De Guindos.