Público
Público

El sospechoso del crimen de Ferrol había sido condenado por matar a un taxista en 1999

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El hombre de 32 años detenido hoy como sospechoso de estar relacionado con el macabro hallazgo, ayer cerca de Ferrol, de los restos mortales de una pareja cuyos cuerpos fueron descuartizados y desmembrados, mató a puñaladas a un taxista en 1999 en Santiago de Compostela y fue condenado por ello, informaron a Efe fuentes de la Guardia Civil.

Manuel Antonio Prado Rivero, que fue arrestado este mediodía sin oponer resistencia en la localidad lucense de Vilanova de Lourenzá cuando intentaba huir en un taxi, había escapado cinco horas antes a un control de carretera conduciendo una furgoneta registrada a nombre de una de las víctimas, Jose Manuel Gómez Rodrigo.

El detenido, que se encuentra en la Comisaría de Ferrol, fue condenado en noviembre de 2001 por matar de varias puñaladas, el 21 de febrero de 1999, a un taxista compostelano, mientras éste lo estaba llevando a la localidad coruñesa de Ordes, según las citadas fuentes.

Prado Rivero, natural de O Pindo-A Carnota, en la provincia de A Coruña, hijo de un taxista jubilado, fue ingresado en el centro penitenciario de Teixeiro el 13 de marzo de 1999 después de entregarse voluntariamente quince días después del crimen, de confesar que había ingerido drogas y alcohol, y de afirmar que no era consciente de sus actos.

El detenido, que entonces tenía 23 años, asestó quince puñaladas al taxista, José María García Corral, al que además le robó 25.000 pesetas, y luego se fugó.

El taxista caminó para pedir auxilio hasta que perdió el conocimiento delante de un bar y fue trasladado al hospital general de Santiago de Compostela, donde falleció a la mañana siguiente.

Prada Rivero fue arrestado hacia las 12:10 horas de hoy después de escapar de la furgoneta que conducía, en cuyo interior fue detenida su novia, A.C.C. de 26 años, que llevaba un bebé.

Los dos están actualmente en la Comisaría de Ferrol detenidos como sospechosos en relación con el macabro hallazgo, ayer en las inmediaciones de Ferrol, de los cuerpos desmembrados de Gómez Rodrigo, de 37 años, nacido en París, y de su novia Claudia Alejandra Castelo Castro, de 25 y natural de Buenos Aires, ambos hijos de emigrantes gallegos retornados.

La pareja residía desde hace un año en la localidad coruñesa de Betanzos, y sus cuerpos fueron hallados por un vecino en la zona de A Bailadora, en una pista adyacente a la carretera que une el centro de la ciudad con la parroquia costera de Covas.