Público
Público

El Supremo bloquea la firma de un histórico acuerdo entre el Gobierno y los rebeldes musulmanes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Tribunal Supremo de Filipinas bloqueó hoy la firma de un acuerdo entre el Gobierno y los rebeldes del Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI) por el que los musulmanes podrían ampliar sus territorios autónomos en el sur del país.

Los jueces emitieron una "orden de restricción temporal" de la rúbrica, prevista para mañana, en respuesta a la petición del gobernador de la provincia de Cotabato del Norte, Emmanuel Piñol.

Piñol y otras personalidades católicas habían denunciado la inclusión en el borrador final de varias poblaciones de mayoría cristiana como pertenecientes a los dominios ancestrales del "bangsamoro" (pueblo musulmán).

Mindanao, antaño controlado por los sultanatos malayos de Joló y Maguindanao hasta la llegada de los colonizadores españoles, es ahora el hogar de cuatro millones de musulmanes, que conviven con nueve millones de católicos, la mayoría de los cuales viven en la mitad oriental de la isla.

El Ejecutivo anunció que acata la decisión y señaló que la demora no debe perjudicar el sueño perseguido durante tantos años de lograr la paz en el sur de Filipinas, según el portavoz presidencial, Jesús Dureza, quien confirmó el aplazamiento de la firma.

Algunos juristas sostienen que el pacto es anticonstitucional, porque propone un plebiscito y un cambio a un régimen de gobierno federal que obligará a enmendar la Carta Magna, jamás reconocida por el FMLI.

El Supremo analizará de nuevo el asunto el próximo 15 de agosto, para dar tiempo a que todas las partes presenten sus alegaciones.

Las autoridades filipinas esperan acabar con cuatro décadas de conflicto en Mindanao con la firma del acuerdo con el FMLI, prevista inicialmente para mañana en Malasia, donde se han desarrollado las negociaciones de paz desde 2003.

El fallo fue recibido con júbilo en la ciudad de Zamboanga, donde esta mañana más de 4.000 cristianos se manifestaron para rechazar el pacto, por el que podrían verse obligados a pertenecer a la Región Autónoma del Mindanao Musulmán (ARMM).

"No construyamos un Muro de Berlín que divida a los pueblos de Mindanao", proclamó durante el acto el alcalde de Zamboanga, Celso Llobregat.

De prosperar el acuerdo, un total de 712 poblaciones decidirán en referéndum antes de un año si desean unirse a la ARMM, constituida en 1990 e integrada ahora por las provincias de Lanao del Sur y Maguindanao, las islas de Joló y Tawi-Tawi y la ciudad de Marawi.

Fundado en 1984, el FMLI es la mayor organización separatista del archipiélago con más de 12.000 militantes, muchos de los cuales siguen combatiendo al Ejército pese al alto el fuego en teoría vigente desde 2003.