Público
Público

El Supremo de Illinois rechaza quitarle el cargo al gobernador

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Michael Conlon

El Tribunal Supremo de Illinois negó el miércoles una solicitud que habría permitido retirar temporalmente de su cargo al gobernador Rod Blagojevich, debido a las acusaciones de que intentó vender el escaño en el Senado que dejó vacante el presidente electo Barack Obama.

La decisión, hecha pública sin más comentarios, se dio a conocer mientras Blagojevich comienza a luchar contra los intentos en el parlamento del estado para impugnarle.

La fiscal general Lisa Madigan, demócrata al igual que Blagojevich y Obama, pidió al tribunal que utilizara una cláusula nunca utilizada que permite que el gobernador sea retirado del cargo por motivos de incapacidad, afirmando que los cargos en su contra le colocan en esa categoría.

"Debido a la negativa a renunciar del gobernador Blagojevich, el estado de Illinois se encuentra en una situación insostenible", dijo Madigan en una declaración, después de conocer la decisión del Supremo.

entre los que se incluía la elección del senador que sustituirá a Obama - a cambio de dinero, empleos con alta remuneración u otras consideraciones.

Aún no se les ha acusado formalmente ante el juez y el gobernador, a través de sus abogados, ha negado cualquier conducta impropia.

El puesto en el Senado de Obama que está en el centro del escándalo sigue vacante, dado que Blagojevich es el único que tiene el poder para entregarlo pero no lo hace por las sospechas de que cualquier elección ahora estaría contaminada.

Su abogado, Edward Genson, informó el miércoles a los periodistas que Blagojevich no hará un nombramiento porque los demócratas del Senado han anunciado que no aceptarán a nadie que él elija, según el Chicago Tribune.

Esto dejaría vacante el puesto mucho después de que Obama asuma el cargo de presidente en enero, ya que posiblemente el proceso de impugnación llevará un tiempo.

Blagojevich envió a Genson al capitolio del estado en Springfield para cuestionar al comité de legisladores estatales que intenta decidir si el procedimiento de impugnación -que posiblemente le expulsaría del cargo- está garantizado.

El gobernador fue a trabajar el miércoles con normalidad, diciendo a los periodistas en Chicago que tiene "muchas ganas" de contar su versión de la historia y que lo hará muy pronto.