Público
Público

Suspenso en transparencia para los gigantes europeos

De las diez mayores, sólo Siemens, Bayer y ENI aportan datos sobre corrupción

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mal de muchos, consuelo de tontos, reza el dicho. Pero es cierto que las grandes empresas españolas no salen demasiado mal paradas si se compara la exigua información que aportan sobre prácticas corruptas con los datos que proporcionan sus rivales europeas. Si se analizan las memorias de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) de las diez mayores compañías cotizadas europeas no españolas, se comprueba que al otro lado de los Pirineos también predomina el silencio. Sólo tres de ellas dan cuenta de episodios de corrupción en 2008.

La más exhaustiva es la alemana Siemens, que dice haber detectado 13 casos entre sus empleados en 2008, aunque 'casi todos ocurrieron antes de noviembre de 2006'. El mérito de ese ejercicio de transparencia es relativo, ya que la empresa ha sido protagonista de uno de los mayores escándalos de corrupción de la historia empresarial europea.

Entre 2000 y 2006, la compañía detectó 'pagos no aclarados' en al menos una docena de países, entre ellos Estados Unidos, Grecia y Polonia, por valor de unos 1.300 millones de euros. En Alemania, Siemens logró que la Fiscalía de Múnich diera carpetazo al caso previo pago de 395 millones. Las acusaciones de corrupción contra el grupo tecnológico en distintas partes del mundo han costado al consorcio varios miles de millones en pago de multas y unos 510 millones de euros en abogados y asesores externos.

Otra empresa alemana, Bayer, menciona en su memoria de RSC (aunque sin aportar demasiados detalles) un caso de corrupción detectado entre uno de sus empleados, que data de 2007 y que se ha saldado con la ruptura de la relación comercial con la otra empresa implicada.

Por último, la petrolera italiana ENI reconoce la existencia de conductas 'ilegales' en su relación con determinados proveedores, que han dado lugar a la puesta 'en vigilancia' de su relación con 35 de esas empresas, además de 'siete suspensiones, cinco revocaciones y un aviso por carta'.

El resto de empresas del top 10 europeo (excluidas las españolas) no dan ningún tipo de información. En ese grupo están otra petrolera (la francesa Total), dos empresas de servicios básicos (la alemana E.ON y la francesa GDF-Suez), un banco (el francés BNP Paribas), una farmacéutica (Sanofi-Aventis, francosuiza) y otra de telecomunicaciones (France Telecom). La finlandesa Nokia todavía no ha presentado su informe de RSC de 2008.