Público
Público

Las tasas de infarto aumentarían cuando la temperatura baja

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Frederik Joelving

Mientras siguen aumentandolas fatalidades por el calor insoportable de Moscú, un equipobritánico aseguró que el frío también tiene su precio.

Los investigadores hallaron que cuando durante un díacualquiera la temperatura descendía apenas 1 grado centígrado,el mes siguiente había 200 ataques cardíacos más en el ReinoUnido.

Ni la gripe ni la contaminación del aire pudieron explicaresa relación, indicó el equipo en la revista BMJ.

"Cuando llega el frío hay que reducir el tiempo al airelibre", dijo el estudiante de doctorado Krishnan Bhaskaran, dela Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres y queparticipó del estudio.

Bhaskaran agregó que los adultos mayores y las personas conenfermedad coronaria fueron el principal grupo de riesgo, porlo que deberían prestar mucha atención al abrigo si van aexponerse al frío invernal.

Los que tomaban aspirina, una estrategia que usan losmédicos para prevenir la enfermedad cardíaca y los accidentescerebrovasculares, no tenían tanto riesgo cardíaco.

Los resultados no explican por qué el descenso de latemperatura causaría infartos.

Estudios en laboratorio habían sugerido que el fríoaumentaría la coagulación sanguínea, lo que volvería más densaa la sangre o elevaría la presión. Pero, en principio, laexplicación podría ser tan prosaica como sacar la nieve con unapala.

Según las historias clínicas de más de 84.000 personas quehabían tenido un infarto, el equipo estimó que por cada gradomenos de temperatura un determinado día, el riesgo de ataquecardíaco aumentaba un 2 por ciento al mes siguiente.

Es un aumento pequeño, pero con unos 146.000 infartoscardíacos por año en el Reino Unido, unos pocos grados de fríosignificarían varios cientos de infartos adicionales.

Aunque estudios previos habían revelado que el calor y elfrío extremos afectan la salud, el calor no modificó el riesgode sufrir un ataque cardíaco en los británicos.

Un motivo posible es que las temperaturas en Gran Bretaña,aún un día de verano muy caluroso, no son tan altas como paramarcar una diferencia, opinó Bhaskaran. Se desconoce si losresultados podrían aplicarse al resto del mundo.

FUENTE: BMJ, online 11 de agosto del 2010

DISPLAY CONNECTORS, SL.