Público
Público

Tensión en El Salvador por la igualdad del duelo electoral

Presiones y fraudes de Arena para evitar una victoria del ex guerrillero FMLN

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

César, ex guerrillero que tomó las armas con 12 años y sólo las dejó tras los acuerdos de paz, subraya: 'El FMLN que puede y va a triunfar no es el mismo de mi experiencia de lucha. A muchos ex combatientes los abandonaron a su suerte, muchos líderes y comandantes se vendieron, se fueron. Como ex combatiente, estaré con ellos, pero con cuidado; no van ni pueden cambiar así de un tajo las cosas'.

Se respira la tensión en San Salvador, pero no puede decirse que haya miedo. 'Miedo es lo que sufrimos durante la guerra', dice Oswaldo, otro ex combatiente del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN).

La tensión se debe a lo ajustado de la contienda (menos de dos puntos de ventaja para el candidato del FMLN, Mauricio Funes, sobre Rodrigo Ávila, de Arena) y a que no habrá segunda vuelta electoral (se presentan dos partidos), de forma que hoy se sabrá quién es el nuevo presidente de El Salvador.

Ambos líderes han subrayado que estas elecciones serán históricas y eso ha calado. Se esperaba una elevada participación, ayudada por la decisión oficial de permitir el voto aún con el documento de identidad caducado.

El FMLN habla de fraude incluso antes de abrirse las urnas. Marcial, trabajador de una maquila en San Salvador, denunció que fue obligado, como sus compañeros de trabajo, a entregar su Documento Único de Identidad (DUI), indispensable para ejercer el voto, a sus patrones el sábado a mediodía, so pena de perder el empleo. Algo que también denunciaron empleados del hotel Intercontinental. 'Nos dijeron que entregáramos el DUI si no queríamos perder el trabajo... Yo, la verdad, lo entregué sólo por eso', apunta Marcial.

Un observador brasileño señala que se ha detectado el traslado de nicaragüenses a quienes se les paga el hospedaje y se les entrega un DUI de alguien ya fallecido: 'Los muertos votarán en estas elecciones y lo harán por Arena'.

Pero la igualdad entre los contendientes no se debe sólo a las maniobras de Arena desde el poder, sino que es también culpa del propio FMLN.

César cuenta que ese partido 'se engolosinó con las encuestas; pensaron que ganarían por mucho y así perdieron ya el distrito de San Salvador' en enero, cuando un mes antes llevaban casi 16 puntos de ventaja. 'La alcaldesa andaba de gira internacional, mientras el candidato de Arena iba y construía una cancha de básquet o una escuela. En el caso de la presidencia, ya se andaban repartiendo puestos y peleando, y mire, ahora están en empate técnico. Espero que gane el FMLN, pero no les doy toda mi confianza a ciegas'.

Más que un apoyo al FMLN, César espera un voto de castigo a Arena, que en 20 años no ha hecho nada para mejorar la vida de los salvadoreños.

San Salvador tiene la mayor densidad de población en América Latina y las desigualdades han redoblado la polarización política.

Guayapa, el distrito que fuera bastión guerrillero, está gobernado por Arena. Y el alcalde de Arena fue también miembro del FMLN. En cambio, Soyapango, el municipio más populoso de las afueras de la capital y que hace años vota FMLN, fue en la guerra civil un baluarte del Ejército.

Óscar Montero, vendedor de lotería en Apopa, uno de los barrios más pobres de la capital, resume lo que muchos piensan: 'Si no arriesgamos hoy, ya no tendremos qué arriesgar mañana'.