Público
Público

Torazo, Premio Pueblo Ejemplar por su capacidad de mantener la "rica" tradición popular

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La localidad de Torazo, situada en el concejo de Cabranes, ha sido galardonada hoy con el Premio Pueblo Ejemplar de Asturias 2008 por su capacidad de iniciativa, "generadora de actividades culturales continuadoras de una rica tradición popular".

El Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias está destinado a galardonar "al pueblo, aldea, núcleo de población o grupo humano que haya destacado de modo notable en la defensa y conservación de su entorno natural o ecológico, de su patrimonio histórico cultural o artístico o en la realización de obras comunales u otras manifestaciones de solidaridad extraordinaria".

El acta del jurado que ha concedido el galardón también destaca el "espíritu de comunidad solidaria" de Torazo y afirma que los vecinos le "encarnan y defienden con entusiasmo, altura de miras y sostenida generosidad".

En su acta, el jurado ha acordado resaltar los valores de la candidatura finalista de San Salvador de Valledor, en Allande.

La de hoy ha sido la décimo novena edición de este Premio, que convoca la Fundación Príncipe de Asturias y al que optaron este año veintisiete candidaturas.

Torazo es un pequeño pueblo del municipio de Cabranes de apenas un centenar de vecinos y un número parecido de casas, en las que predominan los elementos de la arquitectura rural tradicional junto a hórreos centenarios.

Entre las casas, numerosas plazoletas desahogan al pueblo de construcciones y establecen lugares de paso, donde se practica la vida social.

Los habitantes de Torazo, muy pegados a sus raíces, han logrado preservar antiguas tradiciones como la hoguera de San Juan, el aguinaldo navideño, la boroña pascual y la procesión de ramos que, desde el siglo XVIII, organiza la Cofradía de la Virgen del Carmen y que se celebra el último domingo de agosto.

Otra de las costumbres que todos los años tiene lugar en la localidad es la jira de Incós, en la que los vecinos despiden las fiestas con una romería y una carrera de campo a través en la falda del monte Incós.

Las iniciativas comunitarias de los habitantes de Torazo, orientadas a la consecución del beneficio colectivo son numerosas y destacar ente ellas la creación de un grupo de lectura y la puesta en marcha en 1986 del grupo "Encuentros en Torazo", en el que distintas personalidades debaten sobre las transformaciones del mundo rural asturiano.

Otros trabajos comunales han sido las obras de la red de abastecimiento de agua y del acceso por carretera al barrio de Miyangues, la rehabilitación del lavadero de Fontionga, la edificación de una bolera y la fundación del Torazo C.F., cuyo campo de fútbol fue construido por los propios vecinos.

La Asociación Cultural Incós, fundada en 1982, realiza una intensa labor de recuperación y archivo de elementos de la cultura tradicional y, además de colaborar en la organización de fiestas y ferias del pueblo, convoca cada año un concurso nacional de fotografía.

Tras conocer la decisión del jurado, el alcalde de Cabranes, Alejandro Vega, ha considerado que el Premio reconoce el trabajo de los vecinos de Torazo para "aunar la tradición y la modernidad".

Vega cree que este premio es "un importante reconocimiento a toda la trayectoria de un concejo para salir adelante" después de sufrir el despoblamiento a causa de la emigración.

Por su parte, varios de los integrantes del jurado que ha fallado el Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias 2008 han coincidido en destacar que Torazo destaca por su "ruralidad" y por pertenecer a la "Asturias olvidada", y es además veterana entre las candidaturas.

Así, la directora general de Turismo, Elisa Llaneza, ha destacado que la votación fue "reñidísima" y que cualquiera de las candidaturas eran merecedoras del Premio.

El director general de Patrimonio Cultural, José Adolfo Rodríguez Asensio, ha recordado que Cabranes tiene una historia en torno a la inmigración, mientras que la finalista, San Salvador de Valledor (Allande), ha ido asentándose desde la romanización en una zona inhóspita, difícil y fuerte.

La concesión del Premio ha llevado la alegría a Torazo, cuyos vecinos se han congregado para festejar el galardón.

"Es una alegría muy grande y ya teníamos ganas de conseguirlo tras siete años luchando por ello, lo hemos logrando y la alegría es inmensa como se puede ver en la cara de satisfacción de la gente", ha subrayado el presidente de la asociación cultural Incós, José Antonio Martínez.