Público
Público

Tres detenidos en Perú por extorsionar con el sello falso de ETA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tres personas han sido detenidas en Perú por extorsionar a empresas en España con el sello falso de ETA, informó el miércolesla Policía Nacional española.

La "operación Clínica", que han llevado a cabo las policías española y peruana, comenzó después de que más de 50 empresarios españolesdenunciaran haber recibido amenazas, presuntamente de la banda armada, si no abonaban 3.000 euros.

Tras estas denuncias, agentes del grupo de secuestros y extorsiones de la Policía Nacional se desplazaron a Lima, donde comenzaron las pesquisas encolaboración con la División de Investigación de Secuestros y la División de Investigación de Alta Tecnología peruanas.

El seguimiento policial comenzó en julio pasado tras recibirse en una clínica de estética española un mensaje en el que se solicitaba un depósito de3.000 euros bajo amenazas al propietario y a su familia en nombre de ETA.

A ésta siguieron otras misivas similares, acompañadas de fotografías de cadáveres, a empresas de transporte y turismo. En las cartas se instaba a remitirel dinero a través de una empresa de envío de dinero al extranjero.

"Una vez descartada la autoría de ETA (..) los agentes averiguaron desde un primer momento que el lugar de procedencia de dichos mensajes era laciudad de Lima", dijo una nota de prensa de la Policía Nacional.

En Lima, los agentes localizaron la ubicación exacta de los terminales informáticos desde los que se remitían los mensajes amenazantes, todos ellos dediversos locutorios de Internet en el distrito "Los Olivos" del norte de la capital peruana.

Para intentar cobrar el dinero, los extorsionadores llegaron a captar en Internet a personas que viajaran a España para realizar unos cobros simulandoser proveedores de productos de belleza.

Dos de los cobradores fueron interceptados en Madrid y ambos declararon que fueron contratados a través de un programa de mensajería instantáneaa través de Internet por parte de una empresa de belleza que les instaba a cobrar pedidos en varias ciudades españolas.

Finalmente, las detenciones en Perú pudieron realizarse gracias al seguimiento de las direcciones IP de los ordenadores desde donde se remitían losmensajes.